Familiares y amigos despiden a Máximo, el dibujante "filósofo"

  • Familiares y amigos han despedido hoy al dibujante y viñetista Máximo San Juan, fallecido este domingo en Madrid a los 82 años de una parada cardiorrespiratoria, a quien han recordado, además de como a uno de los grandes del humor gráfico, como a un "filósofo".

Madrid, 29 dic.- Familiares y amigos han despedido hoy al dibujante y viñetista Máximo San Juan, fallecido este domingo en Madrid a los 82 años de una parada cardiorrespiratoria, a quien han recordado, además de como a uno de los grandes del humor gráfico, como a un "filósofo".

"Todos somos irreemplazables pero Máximo era dos veces irreemplazable", ha destacado su colega Antonio Fraguas, Forges, uno de los amigos que se ha acercado este mediodía al cementerio de La Paz, en la localidad madrileña de Alcobendas, para rendir su último homenaje al dibujante.

Máximo era "una persona muy inteligente y se sabía reír de él mismo; era muy divertido contando cosas que le habían pasado", ha recalcado Forges, que ha destacado su inteligencia, así como su "profundidad" y "una forma de estar en la vida absolutamente distinta y diferente".

También el escritor Manuel Vicent ha subrayado la inteligencia del viñetista: "Máximo, como su propio nombre indica, era máximo".

"Irónico, divertido y sobre todo muy buena persona" es como Vicent le ha rememorado.

También ha acudido al cementerio la que fuera presidenta del Club Siglo XXI, Paloma Segrelles, que ha descrito a Máximo como "un ser irrepetible" al que admiraba y con el que mantenía una amistad "de toda la vida".

"Más que un dibujante, para mí era un filósofo", ha destacado Segrelles, mientras que la actriz Gema Cuervo ha resaltado por su parte el talento de Máximo, "una persona estupenda".

El actor Raúl Arévalo ha acompañado en la ceremonia a su colega Alberto San Juan, uno de los cuatro hijos del fallecido dibujante, que estaba casado con Pilar Guijarro Ortiz de Zárate.

Nacido en Mambrilla de Castrejón (Burgos) en 1932, Máximo dedicó su vida profesional a la ilustración con un humor muy personal, caracterizado por su carga intelectual.

El viñetista colaboró, entre otros periódicos, con El País, Pueblo, La Codorniz, El Correo Catalán y ABC, último medio para el que trabajó.

Entre sus libros destacan "Historias Impávidas", "Este País", "Carta Abierta a la censura", "Diario Apócrifo", "Animales políticos", "No a la OTAN y otros incordios", "Hipótesis" o "El poder y viceversa".

Tras realizar unos cursos de radio, trabajó en su juventud como locutor y guionista radiofónico, aunque en 1962 dejó este medio para dedicarse a dibujar.

Se trasladó a Madrid y sus primeros dibujos los publicó en la revista Juventud y en el diario Arriba (1962-1964).

En 1964 fue contratado por Emilio Romero para trabajar en el diario Pueblo, en el que escribía un chiste diario para la página editorial y para la sección "Cortíssimo", de carácter humorístico.

Durante su etapa en Pueblo también colaboró para Mundo, La Codorniz y El Correo Catalán.

En marzo de 1974 abandonó Pueblo, debido a un conflicto motivado por un artículo en la revista Por Favor.

Asimismo, dejó La Codorniz, en la que escribía un comentario de actualidad titulado Diario Apócrifo, y en mayo de 1976 comenzó a trabajar en el recién nacido diario El País.

Desde entonces y hasta el 20 de octubre de 2007 publicó diariamente en este último un dibujo alusivo a temas de actualidad. El 13 de abril de 2008 reapareció con sus viñetas en ABC.

Su trabajo mereció el reconocimiento con galardones como el premio Mingote 1981, por un chiste realizado con motivo de la exposición sobre Picasso celebrada en Nueva York y publicado en "El País"; el premio Joaquín Costa de Periodismo, por sus trabajos sobre la paz y el González Ruano de Periodismo 1988 por su artículo "Los artistas, entre las musas y Mercurio".

Además, recibió el Premio Rodríguez Santamaría 2007 de parte de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) por sus 30 años ininterrumpidos publicando viñetas diarias en "El País".

Mostrar comentarios