Martes, 17.10.2017 - 10:18 h

Un estudio desvela que el ateísmo está condenado... porque los católicos tienen más hijos

The Independent desvela que debido a su falta de creencia en la anticoncepción, los creyentes religiosos están teniendo más hijos que los ateos, lo que podría resultar en el fin del ateísmo.

También sugiere que creer en un Dios también tiene componentes genéticos y que es tan natural ser ateo como creyente. 

El mayor enemigo del ateísmo será el ateísmo. Y su abrazo a las medidas anticonceptistas. No por estas como tal sino porque en el lado contrario están los católicos que no suelen hacer uso de ellas y por lo tanto tienen más hijos... a los que también les educan en la fe católica. Lo dice The Independent basándose en un nuevo estudio.Aunque no es lo común en el discurso popular...la religión no tiene riesgo de morir


Cierto es que estos resultados chocan de forma frontal con el discurso popular y las predicciones que señalan que cada vez hay menos gente religiosa, fundamentalmente entre la juventud.


La nueva investigación discrepa y señala que la religión no corre el riesgo de morir... sino todo lo contrario, Científicos de Estados Unidos y Malasia estudiaron a más de 4.000 estudiantes, preguntándoles sobre sus creencias religiosas y cuántos hermanos tenían. Encontraron que los ateos de Malasia tenían 1.5 menos hermanos que la media.Los no creyentes tienen menos hijos


La brecha fue más estrecha en los Estados Unidos, donde los estudiantes no afiliados a ninguna religión tenían 0,16 menos hermanos que el promedio - las parejas no religiosas tenían 3,04 hijos, mientras que el promedio para toda la población era de 3,2.


"Es irónico que los métodos anticonceptivos eficaces sean apoyados por la sociedad secular y que estos métodos estén sirviendo para disminuir lentamente la representación proporcional de esta secularidad en generaciones venideras".La religión tiene algo de hereditaria y genética


Aunque uno podría argumentar que sólo porque alguien tenga padres religiosos no significa necesariamente que crezcan con las mismas creencias, estudios posteriores han demostrado que la religión de hecho parece ser hereditaria. Y lo más sorprendente, la genética influye en que una persona sea más religiosa. Aquellos con una mayor capacidad de creer en un dios tienen ciertos genes. El estudio sugiere también que el ateísmo es tan natural como la religión.

Ahora en portada

Comentarios