Gibraltar. Margallo asegura que “vamos ganando” en el litigio y no descarta reclamar el istmo ante la onu


El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, entiende que los españoles “vamos ganando” en las iniciativas que está emprendiendo el Gobierno en relación al litigio de Gibraltar, y dijo que ahora hay que decidir si España reclama el istmo ante Naciones Unidas, porque cree que se ganaría.
Así lo aseguró hoy en el coloquio posterior a una conferencia que pronunció en la Universidad Pontificia Comillas, donde se reafirmó en sus medidas para dejar claro a todo el mundo que “de soberanía hablamos los mayores”, es decir, España y el Reino Unido, y de los temas concretos de gestión, si negocia Gibraltar, también lo hace la Junta de Andalucía o la entidad local correpondiente.
Margallo cree que “los ingleses se equivocaron” al pedir que la Comisión Europea enviara una comisión a investigar los controles fronterizos de España en la frontera con Gibraltar, a los que Bruselas otorgó su el aval, y se congratuló del acuerdo firmado por ambos gobiernos para que los intereses de los gibraltareños se protejan siempre dentro de las resoluciones de Naciones Unidas que anteponen la integridad territorial española a la autodeterminación.
El ministro se mostró convencido de que España ganaría el litigio si llevara a Naciones Unidas el litigio sobre el istmo de Gibraltar, que no fue cedido en el Tratado de Utrecht y al cual no se refiere la Convención del Mar a la que apela Londres para justificar que las aguas exteriores del Peñón, tampoco cedidas, sean de su soberanía y no de la española (sobre éstas últimas mostró sus dudas sobre cuál sería el desenlace). Una afirmación de máximos que no podía preverse cuando inició su respuesta a la pregunta sobre el Peñón con la asunción humorística: “Ya he empezado a pensar que no voy a recuperar Gibraltar en mi mandato”.
Margallo dijo que la política que llevó a cabo el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en relación a Gibraltar fue “la peor” que se podía aplicar, al dar pábulo a las aspiraciones de los gibraltareños y no sólo a sus intereses (es decir, al contemplar tácitamente su derecho a la autodeterminación) e instaurar el Foro Tripartito que colocaba al Peñón en igualdad de condiciones con los dos estados. “Ahora hemos intentado meter la pasta en el tubo”, metaforizó.
El titular de Exteriores distinguió la controversia sobre la soberanía de los supuestos fraudes a la legislación comunitaria que se cometen en Gibraltar, sobre los que se mostró dispuesto a hablar con el Reino Unido cuando sea, porque cree que España también tendría todas las de ganar. “Sólo falta que se sienten”, desafió a los británicos, y no se anduvo por las ramas al asegurar que, sobre el tema del contrabando, “todas las mafias que en el mundo han sido han pasado por Gibraltar”.

Mostrar comentarios