En Estados Unidos

Un ginecólogo inseminó a cientos de mujeres sin permiso durante 40 años

Este médico, de más de 100 años de edad, ha asistido a 9 millones de mujeres en toda su carrera profesional, y ahora ha admitido los hechos a una de sus supuestas hijas.

La vida de un recién nacido abandonado en la basura fue salvada por un transeúnte en Sicilia.
Un ginecólogo inseminó a cientos de mujeres sin permiso durante 40 años
Canva.

Philip Peven, de 104 años y natural de Michigan, Estados Unidos, cuenta con una amplia trayectoria como ginecólogo en una clínica de fertilidad. Fue allí donde inseminó a centenares de mujeres con su propio esperma a lo largo de los más de cuarenta años que estuvo trabajando. Unas inseminaciones que, en su mayoría, se realizaban sin el consentimiento previo de sus pacientes de la clínica.

Según informa 'The Sun', a este médico, que se le atribuye haber asistido a 9 millones de mujeres en toda su carrera profesional, admitió los hechos a una de sus supuestas hijas.

La impactante noticia se conoció después de que unos hermanos quisieran buscar a sus antepasados y para ello se realizaron pruebas de ADN. En estas pruebas, se reveló que uno de ellos estaba relacionado con Paven, quien era el médico de sus padres. Jaime Hall, uno de los hermanos, se acercó al doctor en diciembre de 2019 para comentárselo y este, según cuenta el propio Hall, terminó admitiéndole que era su padre.

Tras el descubrimiento, Hall investigó de forma rigurosa su pasado genético. Así, envió su ADN a un portal web que, como mínimo, le aseguró tener cinco hermanos más. Además, recibió una multitud de mensajes de personas con los que podía estar genéticamente emparentados y todos tenían en común que el Doctor Peven era el médico de sus padres.  "Todos nacimos en el mismo hospital, todos nuestros certificados de nacimiento muestran a Peven como nuestro ginecólogo, no como nuestro padre", sostuvo a The Sun Hall.

La explicación es sencilla. Este trabajador de la clínica de fertilidad se presentó como donante de esperma casi durante toda su carrera profesional. Presuntamente él mismo inseminaba a las pacientes con su esperma, lo que ha originado que la mayoría tenga hijos con él. Aunque hay quiénes tildan la práctica de poco ética por, en ocasiones, no consultar a los padres, Hall y su familia no han visto mal la noticia: "No me parece negativo. Estas mujeres, incluida mi madre, acudían a él desesperadas y él les dio lo que querían" declara Hall en el Daily Mail.

Mostrar comentarios