Hallan muerto a uno de los tres desaparecidos durante temporal en Paraguay

  • La Policía de Paraguay informó hoy sobre el hallazgo del cadáver de un niño que había desaparecido al igual que otras dos personas durante el fuerte temporal que azotó el jueves al área metropolitana de Asunción.

Asunción, 30 nov.- La Policía de Paraguay informó hoy sobre el hallazgo del cadáver de un niño que había desaparecido al igual que otras dos personas durante el fuerte temporal que azotó el jueves al área metropolitana de Asunción.

El cuerpo del niño, de 13 años, fue encontrado por un grupo de funcionarios municipales en el cause de un arroyo, a unos 200 metros de su vivienda, en el barrio Palma Loma de Luque, municipio cercano a la capital, confirmó a Efe una portavoz de la Policía.

El niño desapareció en la víspera, luego de ser arrastrado por el fuerte raudal que desembocaba en el arroyo cercano a su casa, según los relatos de sus familiares.

Los buzos de la Armada proseguían este viernes con las tareas de búsqueda de otros dos hombres, uno de ellos que fue arrastrado por las aguas de un arroyo que desemboca en el río Paraguay, donde otro hombre desapareció luego de que volcara la embarcación en la que se encontraba junto a dos compañeros que lograron ser rescatados.

El titular de la Secretaría de Emergencia, Rafael Valdez, informó a emisoras de radio de casi 1.000 familias, en torno a 4.500 personas, damnificadas por las lluvias, que colapsaron el Gran Asunción, como se conoce a la capital y sus ciudades aledañas.

Al agua de lluvia se sumó el desbordamiento de arroyos, lo que inundó amplias zonas.

Asunción y Limpio fueron, según el responsable de Emergencias, los dos municipios más golpeados por las precipitaciones, que causaron particular daño en las viviendas de zonas pobres próximas a las desembocaduras de los arroyos.

En un comunicado, la Policía dijo que recibió ayer 256 llamadas de emergencia relacionadas con el temporal y que hoy sigue con tareas de apoyo a las familias afectadas y búsqueda de las personas desaparecidas.

La copiosa lluvia generó raudales de agua que arrastraron vehículos a su paso, árboles, postes y carteles publicitarios caídos, cortes de energía eléctrica y fallas del sistema telefónico en el Gran Asunción, hogar de casi el 40 por ciento de los paraguayos.

Mostrar comentarios