Iglesias australianas proponen asilo a refugiados

  • Las iglesias australianas propusieron este jueves acoger a los demandantes de asilo que se exponen a ser enviados a un centro de retención en una isla remota del Pacífico.

En Australia, los barcos de migrantes son alejados en alta mar y los demandantes de asilo que alcanzan las costas son colocados en campamentos en la isla de Manus, en Papúa Nueva Guinea, en la isla de Nauru, en el Pacífico, o en la de Christmas, en el Índico.

El miércoles, la justicia rechazó el recurso presentado por una inmigrante contra su envío a Nauru, lo que abre la vía a que manden a esta pequeña isla a cientos de personas.

La iniciativa de las iglesias concierne a más de 260 solicitantes de asilo, llevados en su mayoría a Australia por razones médicas. Entre ellos hay 37 bebés nacidos en territorio australiano, y otros 54 niños, según sus abogados.

El reverendo Peter Catt, de la iglesia anglicana de Brisbane, declaró que las iglesias están rescatando "el viejo concepto de santuario", abriendo a los migrantes lugares de culto como la catedral Saint John de esta ciudad.

"En mi opinión, no sería conveniente que alguien venga a una iglesia para sacar a gente afuera", dijo el líder religioso a la cadena ABC.

Buena parte de esos 260 demandantes de asilo se encuentran actualmente en Wickham Point, un centro de retención situado junto a Darwin, en el norte de Australia.

En los últimos días, miles de personas se movilizaron en las calles del país para oponerse al envío de los demandantes de asilo a Nauru o Papúa Nueva Guinea, luciendo pancartas con el eslógan "Déjenlos quedarse".

Por su lado, el ministro de Inmigración, Peter Dutton, declaró que las iglesias tienen derecho a tener su opinión, pero no están por encima de la ley.

Recientemente, la comisión australiana de derechos humanos destacó que "el 34% de los cientos de niños retenidos en Wickham Point padecen trastornos mentales entre severos y moderados", una cifra espectacular si se compara con el 2% medio de la población infantil australiana.

El gobierno conservador sostiene que su política disuade a los traficantes de personas y ha permitido salvar vidas, al reducir las travesías de inmigrantes ilegales en precarias embarcaciones.

grk/bp/cw/ev/avl

Mostrar comentarios