Rescatan a un bebé abandonado en un contenedor de basura en Mejorada (Madrid)

  • Agentes de la Guardia Civil localizaron al recién nacido entre las bolsas de basura después del aviso de un vecino.
  • El niño, de unos diez días, había sido arrojado a un contenedor que está incrustado en el suelo, pero aun así consiguió que escucharan su llanto.
Los agentes de la Guardia Civil que rescataron al bebé

Sobre las 7.20 horas de este miércoles, un vecino que estaba paseando a su perro ha llamado a la Policía Local y a la Guardia Civil alertando de que oía llantos que podrían ser de un bebé procedentes de un contenedor que estaba incrustado en el suelo.

La Guardia Civil ha activado a los servicios municipales y al llegar al lugar se han encontrado al bebé dentro de una mochila. Un camión de recogida de residuos se ha encargado de levantar la plataforma donde está ubicado el contenedor verde.

El bebé es un varón, aparentemente tiene entre una semana y diez días y lo han trasladado inmediatamente al Hospital del Henares, donde ha quedado ingresado. Su estado de salud, en principio, es estable. No habría vivido mucho más tiempo de no haber sido rescatado, debido a las altas temperaturas que se alcanzan en el contenedor, situado bajo una plataforma metálica, junto con los gases que provoca la descomposición de la basura.

Un portavoz de Emergencias Comunidad de Madrid 112 ha explicado que hasta el lugar se ha dirigido el SUMMA y los Bomberos de la Comunidad de Madrid, que no han llegado a intervenir.#FelizMiercoles para Carlos y Andrés, 2 Guardias Civiles que han rescatado a este bebé de un contenedor en #Madridpic.twitter.com/cyOkhdqUot— Guardia Civil (@guardiacivil) julio 15, 2015

"Eran las 7:15 y hemos llegado enseguida porque estábamos a apenas 200 metros", cuenta Carlos Rodríguez, de 35 años. Cuando ha llegado junto con su compañero, Andrés Moyano, de 30, el recién nacido seguía llorando. "En seguida hemos sabido que era un bebé", prosigue el agente. "Era un llanto muy agónico, porque la criatura se estaba quedando sin aire".Momentos angustiososPara acceder al contenedor, que se encontraba soterrado, necesitaron la ayuda de los servicios municipales. Fue el momento más delicado de la operación."Una vez sacado el contenedor, lo abrimos un poco por debajo y fuimos accediendo.", relata Carlos."Fue lo más angustioso porque el niño dejó de llorar, nos temimos lo peor", cuenta.Su compañero Andrés Moyano explica que lo más peligroso fue el momento en que el camión levantaba la tapa del contenedor. "Temíamos miedo porque aun pudiéramos entrar, podríamos caer sobre el bebé, porque hay una altura considerable"Tras veinte minutos de maniobras angustiosas,fueron sacando bolsas de basura una por una "hasta que hemos llegado a una que pesaba más. He abierto la bolsa y he encontrado una mochila. Al abrir la mochila, ya he visto un bracito".El crío está bien

El bebé ingresó en el servicio de urgencias, pero en principio está bien. Según las enfermeras, los agentes que creen que llevaba poco en la mochila, ya que había hecho solo una deposición y estaba recién alimentado. Los médicos que lo han examinado en el Hospital de Henares han comprobado que no tiene signos aparentes de malos tratos, y que muy probablemente ha nacido en un hospital.

El niño no tiene nombre, pero de momento sus enfermeras, según ha informado Antena3TV, han decidido llamarle Marco.

La bolsa en la que arrojaron al bebé, era de las últimas arrojadas a la basura. La Fiscalía de Menores ha abierto una investigación para encontrar a los padres, quienes se enfrentan a una acusación por abandono de menores o, incluso, asesinato en grado tentativa.



Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios