Domingo, 09.12.2018 - 23:23 h

Así operan los 'escapers', traficantes que traen refugiados a España

Cada vez más eslabones integran 'la mafia de la desesperación': son delincuentes que ofrecen a quienes escapan de la guerra entrar en nuestro país, vía Melilla o desde Europa del Este.

Nada se sabe aún sobre el paradero de 113 menores que llegaron al país como refugiados hace más de un año. Muchos de los niños son separados de sus familias.  

Los niños que huyen de la guerra, las principales víctimas de las mafias de 'escapers'.

Más de un año después, no hay certezas ni se conoce qué ha pasado con más de un centenar de niños sirios que llegaron como refugiados a España a finales de 2015. En concreto, en la actualidad la Cruz Roja cifra en 113 a los menores migrantes en paradero y situación desconocida en nuestro país.

Te puede interesar: Más de 100.000 niños refugiados sirios son explotados laboralmente en Jordania

Todos los indicios, reforzados por un estudio del Instituto Universitario de Estudios sobre las Migraciones de la Universidad de Comillas, apuntan a que han sido víctimas de los denominados 'escapers', eslabones que integran las 'mafias de la desesperación'. Es decir, personas sin escrúpulos que se lucran de la situación vulnerable de miles de personas que han escapado de la guerra, y les ofrecen traslado hasta aquí en camiones o autobuses hacinados, y también en coches camuflados.

Te puede interesar: Llega a España un grupo de 189 refugiados procedentes de Grecia

El fenómeno se extiende no solo a menores de edad, obviamente. Familias enteras, tal como destaca una investigación de la Universidad de Comillas, suelen ser separadas en el momento de llegar a nuestras fronteras. Los 'escapers' (palabra que se ha generalizado entre los refugiados para definir a los traficantes de personas que les 'ayudan' a cruzar las fronteras) captan a sus presas por dos vías: en cercanías de estaciones de transporte de Europa del Este o en la frontera de Melilla.

Allí ofrecen sus servicios de transporte a 1.000 euros por persona en vehículos abarrotados. Los entramados criminales aprovechan la desesperación de los refugiados para cautivarlos y convencerlos de escapar a otros destinos. Todo suele comenzar con un mensaje escrito en árabe en la pantalla de los móviles de 'reclutadores' de refugiado': "Ofrezco transporte de Belgrado a Portugal o España", destacaba un extenso informe de la revista Vida Nueva.

“En buena parte de los casos, estos niños, muy pequeños, llegan a la Península normalmente acompañados de sus madres (o no) y son trasladados a centros de acogida junto a ellas", resume María José Castaño, investigadora del Instituto Universitario de Estudios sobre las Migraciones y coautora del amplio trabajo sobre el fenómeno de la trata de refugiados.

Así y todo, un porcentaje de los refugiados que han arribado a estas latitudes se ha 'evaporado': no hay registros ni constancias de que sigan aquí. La otra vía de acción de los 'escapers' sitúa a Melilla como punto caliente del negocio. Los huidos de la guerra de Siria y del Estado Islámico se siguen viendo obligados a pagar en Marruecos a las mafias para entrar a España disfrazados de marroquíes.1.000€ por adulto y entre 400 y 700 por niño

Como las Fuerzas Auxiliares de ese país no les dejan acceder a muchos de los que aún aguardan en la localidad de Nador para traspasar la frontera, se ven obligados a pagar a las mafias para entrar de forma irregular en nuestro país. Los pasadores les cobran unos 1.000 euros por adulto y entre 400 y 700 euros por niño.

De los 113 niños que desaparecieron en nuestro país en 2015, empujados por las mafias, no hay aún cifras oficiales ni balance de lo que ha ocurrido en 2016. De todas formas, desgraciadamente, "estos números no suponen más que la punta del iceberg”, ha reconocido Miguel Ángel Malavia, autor de un artículo titulado 'Niños robados e invisibles, también en España'.

La situación en Melilla comenzó a agravarse después del pasado mayo, cuando España comenzó a acoger a los primero 586 refugiados sirios llegados en ese momento desde Grecia, Italia, Turquía y el Líbano. Claro que los 'escapers' no actúan solos: la Policía Judicial de Marruecos comenzó en el segundo semestre del pasado año una investigación a cinco agentes marroquíes en la frontera de Beni Enzar después de que se lo ordenara la Fiscalía general de Nador, según publicó el diario marroquí Al Sabah.

Estos policías fronterizos podrían estar vinculados con las mafias de inmigración irregular a Melilla, llegando a cobrar parte del dinero que los refugiados sirios entregan a las redes clandestinas para acceder a la oficina de asilo en la ciudad española, entre 1.000 y 2.000 euros.

Por otra parte, los 'escapers' o pasadores cuentan con una larga cadena de intermediarios y después existen también marroquíes que operan por su cuenta. Unos y otros contactan con los migrantes y refugiados, acudiendo a los lugares que frecuentan en Nador, o por medio de sus redes sociales de familiares, amigos y conocidos.

Mientras tanto, los sirios siguen entrando en Marruecos por la frontera de Argelia, principalmente. La mayoría se instala en las poblaciones cercanas a la frontera con Melilla a la espera de entrar en España, como puerta a Europa.

Ahora en Portada 

Comentarios