Domingo, 22.04.2018 - 10:07 h

Las 23 historias de amor verdadero que te harán llorar... Y creer en él

Se cree que el amor verdadero solo está en las películas pero hay constancia de que las hermosas historias de amor también pueden ser reales.

Las 23 historias de amor verdadero que te harán llorar en San Valentín
Las 23 historias de amor verdadero que te harán llorar en San Valentín

Fue su propia nieta la que vio la escena y no dudó en hacer una foto con un nudo en la garganta. Una foto de amor, de pérdida, humana. Pocas veces el amor es para siempre pero, cuando es así, puede resultar maravilloso. Es el caso de una pareja de ancianos que ha sido protagonistas de una tierna -pero también triste- escena que ha emocionado a las redes.

En las imágenes, compartidas por su nieta a través de la red social Reddit, puede verse como el hombre, de 100 años, agarra la mano de su mujer, de 96, que se encuentra en su lecho de muerte. "Mi abuela, de 96, con mi abuelo, de 100, horas antes de su muerte este fin de semana. 77 años de matrimonio". "Sé que son mis abuelos, pero esta es la cosa más triste y adorable que he visto nunca".

Mientras la mujer se muestra más tranquila, con los ojos cerrados, medio adormecida, su marido la contempla con una expresión de desesperación, a sabiendas de que le queda poco tiempo junto al amor de su vida. No es la primera vez que el amor hasta el final es digno de una foto. No es fácil estar ahí en el momento justo aunque en ocasiones la muerte se produce con horas de diferencia una vez que la pareja ha fallecido. Como si el cuerpo decidiera que es mejor irse que quedarse solo.

Otras historias de amor de película

¿Existe el amor? Amor es un sentimiento muy abstracto que muy pocas parejas pueden experiementar en su plenitud. Solo los más afortunados pueden disfrutar de un amor duradero. 

Es el caso de José y Pascuala.

José y Pascuala son el mejor ejemplo de amor verdadero. Esta pareja suma dos siglos de vida y 76 años de intenso amor.  "El secreto de nuestra felicidad es no discutir", recomienda esta pareja centenaria que compartió con nosotros una experiencia única.

José es Pastor, pero su gran pasión es cantar Jotas. José es un estilo de vida, una lección de filosofía existencial. Esta semana ha cumplido 100 años y lleva 76 casado con el amor de su vida: Pascuala.

José tiene un lema: "en esta vida hay que hacer lo que a uno le gusta y hay que luchar". Nos sentamos en el sofá de su humilde casa y José nos cuenta, junto a su mujer Pascuala, el viaje de una vida llena de éxitos con un denominador común: el amor.

El amor y la distancia

Irina y Woodford McClellan se conocieron en Rusia y se casaron en 1974, poco tiempo después tuvieron que separarse debido a que Woodford perdió su visa y tuvo que salir de la Unión Soviética. Woodford trató de entrar a Moscú después de 11 años, manteniendo su relación por medio de cartas y fotos, hasta que en 1986 Irina aceptó ir a Baltimore y reunirse con su esposo. Él la recibió con los brazos abiertos en el aeropuerto y estuvieron juntos desde entonces.60 años de separación

Anna Kolosov despidió a su esposo que viajó con el ejército rojo. Ella juró que lo esperaría, pero Stalin exilió a Anna y a su familia. Boris la buscó durante años hasta que los dos se casaron con otras personas. 60 años después, Anna volvió a su pueblo, en donde Boris la vió y corrió hacia ella. Ellos ya habían enviudado así que se casaron por segunda vez y vivieron felices para siempre.'

El Diario de Noa' en la vida real

Jack y Phillys Potter se conocieron el 4 de octubre de 1941 y fue amor a primera vista. Vivieron en Kent, Inglaterra, durante casi 50 años. Desafortunadamente Phillys enfermó y tuvo que irse a una residencia. Jack, que decidió no dejar que la demencia se llevara al amor de su vida, le lee historias de su relación todos los días y le muestra fotos de su familia. Aunque ella ha olvidado muchas cosas, no ha olvidado el amor que le tiene a su esposo, siempre se alegra de verlo y los dos llevan casados 70 años.

75 años de amor

El primer beso de Carol Harris y George Raynes fue en el colegio, cuando ella estaba actuando como bella durmiente y él era el príncipe. Los dos se graduaron y se casaron con otras personas. 61 años después se volvieron a encontrar en su pueblo natal, se volvieron amigos y de ahí floreció el amor. George y Carol se casaron 75 años después de su primer beso.

100 años valen un sueño

En 1983 Forrest Lunsway and Rose Pollard se conocieron en una fiesta. Rose había perdido a su esposo y no quería casarse de nuevo. Aunque entre ellos había una distancia de 40 kilómetros, Forrest iba todos los días a su casa. En el 2003 se mudaron juntos y Forrest le pidió matrimonio, Rose no lo tomó en serio porque ella tenía 80 años y él noventa, así que le dijo que cuando él cumpliera 100 años se casaría con él. Ellos se casaron en una iglesia del pueblo el día de cumpleaños de Forrest.

100 años valen un sueño

Ann conoció a John cuando ella tenía 17 y él 21. La familia de Ann no aprobaba la relación ya que sus padres ya habían acordado un novio para ella, así que decidieron fugarse a Nueva York y casarse. Hoy en día llevan 81 años de casados y en sus ojos se sigue viendo la chispa del amor que pudo no haber sido.

La Canción que rompe corazones

Fred Stobaugh se casó con su esposa Lorraine en 1940 y aún afirma que es la mujer más hermosa que había conocido. Su muerte, después de 76 años de casados le robó un pedazo de su corazón y un mes después compuso una canción para un concurso local. Fred tituló la canción "Dulce Lorraine" y la canción fue tan hermosa que fue llevada a la vida por el estudio Green Shoe.

La pareja que nació y murió el mismo día

Less Brown y su esposa Helen nacieron el 31 de diciembre de 1918, cuando se conocieron en la secundaria fue amor a primera vista. Less venía de una familia adinerada y Helen no, así que sus padres no aprobaban la relación. Sin embargo, apenas cumplieron 18 años, se fugaron y se casaron en California del Sur, en donde empezaron su andadura y formaron una familia. Después de 75 años de casados, Hellen enfermó de cáncer de estómago y Less sufria de parkinson. Helen murió el 16 de julio de 2013 y Less murió al día siguiente.

Amor a través de los mares

Judith Lowel descubrió las cartas entre sus abuelos y empezó a leerlas. David Hurd se mudó de Jamaica a Nueva York en 1907 y para no sentirse solo, empezó a escribir cartas a mujeres en el Caribe. Avril Cato fue la primera en responder en 1913 y después de un año él estaba completamente enamorado de una mujer que nunca había conocido. Las cartas se volvieron más románticas y llenas de perfumes y poemas, hasta que David decidió proponerle matrimonio. Ella aceptó y se casaron en Jamaica, en donde también se vieron por primera vez y fueron felices para siempre.

Aimee y Nick

¿Crees en el destino? Si bien esta pareja no vivía en el mismo lugar, once años antes de conocerse, Nick fue de vacaciones al pueblo costero donde vivía Aimee. Y hay una foto de esas vacaciones en que salen ambos, en el mismo lugar (y se sacaron una igual años después). ¡Una hermosa coincidencia y anécdota para contar!

Ian y Larissa

Ian y Larissa comenzaron a salir el año 2005 y se comprometieron para el año siguiente. Antes de que esto sucediera, Ian tuvo un terrible accidente que le dejó una lesión cerebral, lo que afectó la motricidad de su cuerpo y su capacidad de hablar. Pero a pesar de esto, Larissa no se rindió, y el matrimonio sí se llevó a cabo.

Katie y Nick

Fueron novios desde la secundaria y su sueño era casarse. Durante el tiempo juntos, Katie fue diagnosticada con cáncer de pulmón, pero eso no fue impedimento. Katie, aún con su sonda respiratoria, se puso su hermoso vestido y cumplió su deseo, aunque murió cinco días después.

Taylor y Danielle

Taylor se enlistó en el ejército para ir a Afganistán cuando compartían casa con Danielle. Durante esa experiencia, una explosión lo afectó, perdiendo sus cuatro extremidades. Al volver a Estados Unidos, ella no lo dejó solo y ha ayudado a lo largo de sus terapias y recuperación, estando siempre a su lado.

Los Simpson

A nadie le gusta la idea de ver al amor de su vida morir. Y quienes viven un amor verdadero, preferirían morir junto a ellos. El matrimonio Simpson tuvo dos hijos, hicieron una vida, viajaron por el mundo y hasta cumplieron 60 años juntos. Al final, ambos murieron el mismo día, con cuatro horas de diferencia.

Erika y Clauco

Se conocieron en un vuelo de American Airlines. Al hablar y conocerse, Erika no dudó de que había encontrado al hombre de sus sueños, pero no tenía su número ni nada. A través de las redes sociales, contactó con la compañía para conseguir su información, que finalmente encontró. Y unos meses después, ya estaban felizmente casados.

Ahmad y Fátima

Estos jóvenes han logrado complementarse de tal manera que nadie más podrá. Fátima no tiene piernas, y Ahmad perdió sus brazos. Desde que se conocieron, se han vuelto inseparables y ambos se ayudan mutuamente con las tareas del día a día, venciendo los obstáculos de la vida con su amor.

Kelcie y Larry

Cuando llevaban un tiempo juntos y Larry se preparaba para hacer la gran pregunta, tuvo un accidente. Un conductor borracho lo atropelló una noche antes de proponerle matrimonio a su pareja lo dejó con parálisis cerebral y en coma. El amor de Kelcie le dio fuerzas para mantenerse a su lado y brindarle el apoyo que, tres años después, Larry necesitó para – al fin – pedirle matrimonio.

Ben Nunery y Ali

Cuando en el año 2009 se casaron, parte de la boda era una sesión de fotos que ellos hicieron. Dos años más tarde del mágico día, Ali murió de cáncer al pulmón. Unos años más tarde, Ben decidió recrear esta hermosa sesión junto a la hija de ambos, en homenaje a la mujer que tanto amó. (Revisa la sesión completa).

Félix y Cola

Después de saber que tenía un terrible tumor en el estómago, Félix tomó la decisión de ser lo más feliz posible junto a su novia, junto a la que ya tenía dos hijos. Le pidió matrimonio finalmente y disfrutaron su vida, hasta el momento en que ya no dio más. Le dieron la noticia de que le quedaba poco tiempo y, una semana después de la boda, murió.

Una pedida de verdadero amor

Andrés, un maestro de Huelva, nos escribió para contarnos que Ana era la mujer de su vida y que quería pedirle matrimonio. Así que decidimos ayudarle a preparar una pedida de mano que Ana no olvidará jamás.

El destino tuvo separados a July y Emilio 20 años. Estaban hechos el uno para el otro, pero el destino quiso que no estuvieran juntos hasta 20 años después. La historia de July y Emilio es el ejemplo de que de vez en cuando hay que creer en San Valentín. Siempre se han querido y ahora es cuando lo pueden gritar a los cuatro vientos. Imposible borrarles la sonrisa de felicidad de la boca, pese a lo que han vivido.Hace 20 años Cupido hizo de las suyas y entre ambos hubo un flechazo. Cada verano 1.000 kilómetros les separaba y poco a poco se fue erosionando hasta la amistad.Cada uno siguió su vida. ¿Pero eran felices? Decían que sí, pero en el fondo ambos sabían que les faltaba algo.Vivieron la vida como de si un guión se tratara. Ella conoció a alguien, se casó, fue feliz... hasta que llegó el divorcio.La vida le dio dos bofetadas, pero era fuerte, muy fuerte. Ya estaba sola. Su hermana también había puesto tierra de por medio y vivía feliz con su reciente marido.July se aferraba a sus sobrinos, su trabajo, sus amigas... pero el corazón seguía roto. Hasta que Emilio volvió a cruzarse en su camino.20 años después se atrevieron a dar un paso que muchos estaban esperando pero sólo ellos podían dar. ¿Los intentamos? Se preguntaron. El destino les tenía una mesa reservada en el restaurante del amor. Allí celebrarán este San Valentín.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios