Miércoles, 19.12.2018 - 15:24 h

Así es la tribu de los yanomami que vive aislada del mundo

Se encuentran en zonas de Venezuela y Brasil y lo poco que conocen de nuestra civilización son los aviones que pasan por encima de sus cabezas.

Yano (casa comunal) de indígenas aislados en la reserva indígena Yanomami
Yano (casa comunal) de indígenas aislados en la reserva indígena Yanomami

La comunidad de yanomamis no tienen contacto con el mundo exterior. Han visto pasar aviones volando por encima de sus cabezas, pero poco más conocen de la civilización. Para asegurarse de que se mantengan así, en su mundo, las autoridades brasileñas y grupos conservacionistas realizan vuelos esporádicos por la zona.

Pero durante más de un año no se había tenido rastro de esta comunidad de 17 familias. No se sabía nada ellos. ¿Qué había sido de los yanomamis?

Los intentos por localizarla habían fracasado y se temía lo peor, que había entrado en contacto con lo que parece ser su peor enemigo:la minería ilegal.

Hasta que el pasado mes de septiembre los volvieron a localizar, muy cerca de la frontera con Venezuela. "Estas son buenas noticias porque pudimos ver que están bien", le explica a BBC Mundo Sarah Shenker, de la organización Survival International.

Pero los yanomamis viven ahora en un territorio en el que hay una fuerte actividad de minería ilegal, que contamina los ríos, acaba con los animales y crea confrontaciones con los indígenas.

Además, los mineros traen enfermedades -como la malaria y gripes- que según los expertos pueden hacer desaparecer a una comunidad entera. "Si los yanomamis entran en contacto con los mineros, sería una catástrofe", advierte la activista. Y esta comunidad está a "unas cuantas decenas de kilómetros de distancia" de mineros; lo que no es mucho. Estos yanomamis aislados no parecen tener ningún interés por entrar en contacto con otras formas de vida humana.

La caza es la actividad a la que los hombres se dedican con mayor entusiasmo. Esta consiste en caminar muchas horas rastreando animales durante muchas horas. „ Ellas también cazan. Siguen pescando con flechas, de lo que se encargan los más jóvenes. Para la pesca nocturna utilizan arpones metálicos. En tiempo de lluvia es cuando más se dedican a la recolección, sobretodo hongos.Un menú no apto para occidentalesEsta tribu, ajena la civilzación y el cambio de los tiempos, comen ranas, anacondas y otras serpientes pequeñas. „ Durante el verano buscan huevos de tortuga en las playas, orugas, tarántulas... En esta tribu es común pintarse, los hombres se adornan con brazaletes multicolores hechos con plumajes.  Las mujeres perforan sus lòbulos y se adornan con flores, plumas y  hojas. También perforan su tabique nasal y las comisuras de los comisuras de los labios donde colocan palillos de bambú.Por lo general las plumas son un atributo masculino y las flores femenino. Hay supersticiones como que los niños lleven collares para evitar enfermedades, aunque la salud está en manos del chamán.Entre los Yanomami es común el consumo ritual de alucinógenos y habitual mascar tabaco. El rito funerario más común es incinerar al difunto y consumir sus cenizas en una sopa de plátano. 

Ahora en Portada 

Comentarios