Domingo, 19.01.2020 - 23:33 h

Juez anunciará decisión sobre extradición de acusado de matanza en Guatemala

Un juez canadiense tiene previsto anunciar hoy su decisión sobre la extradición a Estados Unidos del guatemalteco Jorge Vinicio Orantes Sosa, acusado de ordenar en 1982 la masacre de la localidad guatemalteca de La Dos Erres, en donde murieron 251 personas.

Toronto (Canadá), 2 sep.- Un juez canadiense tiene previsto anunciar hoy su decisión sobre la extradición a Estados Unidos del guatemalteco Jorge Vinicio Orantes Sosa, acusado de ordenar en 1982 la masacre de la localidad guatemalteca de La Dos Erres, en donde murieron 251 personas.

Sosa, que también es ciudadano de Estados Unidos y Canadá, está acusado por las autoridades estadounidenses de mentir sobre su participación en la masacre al solicitar la nacionalidad estadounidense.

El guatemalteco, de 53 años de edad, fue arrestado el pasado 18 de enero en la localidad canadiense de Lethbridge (en la provincia de Alberta) cuando visitaba a sus padres y se encuentra desde entonces detenido por las autoridades canadienses.

En la década de los años 80, Sosa fue un oficial de la unidad de elite "kaibiles" del Ejército guatemalteco.

Medios de comunicación canadienses y estadounidenses han indicado que documentos presentados antes los tribunales estadounidenses señalan que Sosa era el comandante de la patrulla de "kaibiles" enviada a la localidad de Las Dos Erres, en el Petén, para investigar la presencia de grupos armados.

El exmilitar desapareció de su hogar en California (Estados Unidos) en octubre de 2010 cuando las autoridades estadounidenses empezaron a investigar su caso.

A pesar de que la unidad del Ejército guatemalteco no encontró armas en la población, los hombres al mando de Sosa "procedieron sistemáticamente a matar a los hombres, a las mujeres y a los niños" de Las Dos Erres, según los documentos presentados ante los tribunales de EE.UU.

Los soldados también violaron a las mujeres y niñas antes de asesinarlas. La mayoría de los cuerpos de los 251 habitantes de la localidad fueron arrojados a un pozo.

El abogado de Sosa, Alain Hepner, ha declarado que no hay pruebas que demuestren la participación de su cliente en la matanza y ha solicitado que sea puesto en libertad.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING