Martes, 21.11.2017 - 13:13 h

La otra cara del desahucio: inquilino gorrón frente a propietario honesto (y muy desesperado)

  • No son bancos ni inmobiliarias ni empresas, sino propietarios particulares cuyos inquilinos no pagan alquiler ni se marchan de la casa
  • "Hay verdaderos profesionales de la estafa", advierte una asociación especializada en echar a estos inquilinos gorrones.
Así quedó la casa destrozada por sus inquilinos

"Mi inquilino fue desahuciado por falta de pago, pero antes de irse me causó destrozos por más de 5.000 euros"... "He alquilado a la casa a gente que no me paga y encima la comunidad se está quejando de ruidos, olores y otras molestias".... "Los inquilinos retrasaron el pago desde el primer mes, y al tercero dejaron de hacerlo; la economía de mi hogar depende del aquiler de esa vivienda y por culpa de sus retrasos ya me he quedado varias veces en número rojos"...

Son algunos comentarios que pueden escucharse y leerse en distintos lugares, pero nada comparado con el caso de un matrimonio de Barcelona que se marchó de Barcelona y al volver encontró que su casa había sido "okupada". Cuando contó su caso a El País, 16 meses después, aún no había podido recuperar su vivienda. Su caso se eternizaba en los tribunales.

El drama de los desahucios hipotecarios ha tapado otro drama, el que viven los dueños de pisos cuyos inquilinos, simplemente, dejan de abonar la renta. Y no sólo eso: también dejan de atender llamadas, correspondencia o incluso citaciones judiciales.Desahucios hipotecarios y profesionales de la estafa

"Están mezclando cosas que no tienen que ver", advierten desde la Asociación para la Defensa de la Propiedad Urbana de Madrid (PROMADRID): "hay que diferenciar entre la gente que desahucia los bancos por la falta de pago de una hipoteca y otra muy distinta los particulares que echan a gente no paga ni responde a los requerimientos del propietario".

Ante dificultades sobrevenidas, como el desempleo o un bajón en los ingresos del inquilino, resulta frecuente que éste y el propietario renegocien a la baja el precio del piso. El historial de pago es un factor determinante. Los propietarios que llevan años con un mismo inquilino que ha pagado con regularidad suelen tener una comunicación más fluida, en algunos casos incluso familiar: "sabemos de propietarios que han llegado a ayudar a sus inquilinos hasta con la comida".

Pero hay otros que son verdaderos profesionales de la estafa. Dejan de pagar en el segundo mes: "tenemos casos en los que hemos tenido que echar al mismo inquilino de dos pisos distintos", aseguran en PROMADRID. Se trata de gente que conoce las leyes. Paga la fianza y el primer mes. Y nada más, hasta que le echan.

Las leyes y el desgaste personal del propietario (además del perjuicio económicos, sobre todo después del aumento de las tasas judiciales) juegan a favor del "inquilino gorrón".¿Desahucio exprés?

"Soy arquitecto autopromotor y propietario de una vivienda para derribar en Sevilla. Después de largos trámites me disponía finalmente a empezar la obra de mi futura casa. En la última visita que hice, me llevé la desagradable sorpresa de que habían okupado mi casa. Los okupas son una familia mayor, que habían roto el candado de la cancela y derribado el tabique que sellaba la vivienda. Ante la negativa de desalojarla, fui a poner la denuncia a la policía y ahora se está instruyendo el caso. Lo he puesto en manos de un abogado y me ha dicho que puede ir para largo. Estoy desesperado, porque tenía todo listo para empezar la obra la semana que viene y ahora me veo que me tengo que ir olvidando de eso. Ahora mismo estoy de alquiler y dentro de poco se me acaba el contrato y tengo que abandonar el piso, así que me veo en la calle y sin poder empezar mi futura casa por unos ocupas".

Se supone que casos como este, sucedido en 2009 y recogido en una web especializada en arquitectura, deberían desaparecer con la ley de medidas de agilización procesal que entró en vigor el 31 de octubre de 2011. Pero ya entonces había dudas. Joan Castelló, de la Asociacion Profesional de Expertos Inmobiliarios, en declaraciones a rtve.es expresó sus dudas de que el Estado pudiera sacar adelante la nueva normativa (ver aquí): "Se está hablando de desahuciar a alguien en diez días, pero no está claro si la Justicia tiene capacidad para esto, los juzgados están muy colapsados

Según informan en Asejuris Abogados, desde la entrada en vigor de la llamada Ley del Desahucio Exprés, el tiempo medio de resolución desde que se interpone la demanda hasta que el inquilino es expulsado de la vivienda oscila entre 4 y 6 meses.

A eso hay que añadirle el tiempo en que el propietario trata de llegar a un acuerdo con el inquilino moroso. También dependerá de la carga de trabajo que tenga el juzgado que tramite el desahucio y la oficina encargada de ejecutarlo.

Sigue @martinalgarra

Ahora en portada

Comentarios