La prohibición de la lidia llega a las portadas de la prensa francesa

  • París.- La prohibición de las corridas de toros en Cataluña copó hoy las portadas de los periódicos franceses, que se preguntan si la decisión del Parlamento catalán puede contagiar al país vecino, donde la lidia sólo está permitida en las cuatro regiones en las que existe tradición, de un total de 22.

Defensa de la tradición o de los animales, el debate también se da en América
Defensa de la tradición o de los animales, el debate también se da en América

París.- La prohibición de las corridas de toros en Cataluña copó hoy las portadas de los periódicos franceses, que se preguntan si la decisión del Parlamento catalán puede contagiar al país vecino, donde la lidia sólo está permitida en las cuatro regiones en las que existe tradición, de un total de 22.

Tanto "Le Figaro", como "Le Parisien" o "Liberation" llevan en sus portadas imágenes de diestros en plena faena y no escatiman en espacio para escribir sobre una información que ayer, cuando se adoptó la decisión, llamó fuertemente la atención de las radios y las televisiones francesas.

También el vespertino "Le Monde", en su edición digital, detalla la situación legal del toreo en Francia y recuerda que varios diputados mantienen desde hace años una lucha por impedir la lidia, aunque no soslaya que "la tauromaquia constituye también un atractivo turístico" y recuerda que "la Alcaldía de Nîmes (sur) declara reunir a un millón de turistas durante las ferias que, por su carácter festivo, atraen a un público más y más joven".

En cualquier caso, el veto parlamentario en Cataluña interesa mucho en Francia. Se trata de un golpe de efecto que intentan rentabilizar los antitaurinos, dos semanas después de que se registrara una proposición de ley que intenta prohibir la lidia en todo el territorio francés.

Esta iniciativa, la tercera después de las de 2004 y 2007, cuenta con el apoyo explícito de poco más del diez por ciento de los diputados galos, tanto progresistas como conservadores, y lucha por conseguir que sus señorías debatan en la Asamblea Nacional la conveniencia de prohibir la lidia.

Con célebres antitaurinos como la ex actriz Brigitte Bardot y o el ex tenista y cantante Yanick Noah, la tauromaquia también cuenta con conocidos aficionados, especialmente en el Gobierno, donde el primer ministro, François Fillon, y varios de los miembros de su gabinete aprecian "la Fiesta".

Se trata, sin duda, de una tradición que también genera polémica y sentimientos encontrados en Francia, donde las cifras sobre el apoyo popular a las corrida de toros también bailan según quien las ofrezca.

Mientras que los "abolicionistas" dicen que casi dos tercios de los encuestados en las regiones en donde se practica el toreo dicen sentirse "poco o nada" vinculados a la lidia, una encuesta a escala nacional en 2007 dividía el debate al 50 por ciento.

Mostrar comentarios