La Red de Teatros aspira a una programación estable ajena a cambios políticos

  • El recién nombrado presidente de la Red Española de Teatros, Circuitos, Auditorios y Festivales de titularidad pública, Xosé Paulo Rodríguez, se ha fijado como uno de sus retos el de diseñar una programación estable, continuada, de calidad y "con un impacto minimizado de los cambios políticos".

La Coruña, 25 dic.- El recién nombrado presidente de la Red Española de Teatros, Circuitos, Auditorios y Festivales de titularidad pública, Xosé Paulo Rodríguez, se ha fijado como uno de sus retos el de diseñar una programación estable, continuada, de calidad y "con un impacto minimizado de los cambios políticos".

"Es un desiderátum y una reclamación que tenemos todos los gestores culturales y directores de centros. No es posible ni será posible nunca, pero seguiremos deseándolo continuamente", ha explicado en una entrevista con Efe Paulo Rodríguez, también director del Teatro Rosalía de Castro de A Coruña.

La Red es una asociación sin ánimo de lucro constituida en 2000 e integrada por 127 socios, de los cuales 14 son circuitos y redes de artes escénicas, que en su conjunto suman alrededor de 700 espacios escénicos, y en la que también participan el Ministerio de Cultura y el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM).

Entre sus objetivos principales está la creación y formación de públicos en el ámbito de las artes escénicas y musicales en España y garantizar la calidad y estabilidad en la programación de los teatros y auditorios de titularidad pública.

Paulo Rodríguez (1969 Casal de Alén- Entrimo/ Ourense), elegido presidente de la Red el pasado 13 de diciembre, aspira además a la normalización de estos oficios, que igual que los demás "debieran dar para vivir decentemente", no sólo para sobrevivir, y por eso considera que los procesos de normalización del sector de las artes escénicas "debieran pasar por ahí".

"Ello necesita indefectiblemente que la cultura esté dentro de la agenda política y que se hagan políticas activas para que esto llegue a producirse en defensa de los creadores, en defensa de las redes", argumenta.

El director dice sentirse congratulado porque su elección emana del seno de una asamblea de compañeros de trabajo, lo que "no deja de ser un reconocimiento a tu valía" por parte de directores y gestores culturales "de todos los colores e ideologías", con una composición "prácticamente horizontal y no presidencialista".

Como han hecho sus antecesores -el último José Luis Rivero, director artístico del Auditorio de Tenerife- que desarrollaron un trabajo "encomiable, una ardua labor", indica, intentará que la Red continúe "viva, activa, con pulso en una situación en la que la fragilidad de las asociaciones sin ánimo de lucro está muy cuestionada y muy pendiente de un hilo porque la situación económica y macroeconómica es la que es".

Desde su elección, Paulo Rodríguez se ha puesto a trabajar "codo con codo" con el resto de asociados y miembros de la junta directiva para seguir con la programación. "Eso ya es mucho", sostiene.

Entre las acciones futuras, la Red aspira a cerrar un proyecto europeo y, entre los deseos de su presidente para 2014, está que España se fije en países "modelo a los que podemos mirar y que no quedan tan lejos" a la hora de adoptar medidas en este sector, para las que pide potenciar compromisos.

Bajar el IVA cultural del 21 % es una de esas medidas y además "de emergencia" porque "no tiene ninguna razón de ser".

También la colaboración con todos los oficios que constituyen el sector de artes escénicas, los creadores, compañías públicas y privadas, distribuidores, gestores de teatros... y "empezar a hacer otro tipo de usos u otro tipo de dinámica".

"Tenemos que repensar, estamos en momento de crisis, hay manifestaciones artísticas que tienden a desaparecer y posiblemente habrá que mirar por dónde tenemos que ir", sugiere Paulo Rodríguez.

Mostrar comentarios