Lunes, 16.09.2019 - 15:42 h

Los 10 razas de gatos más caras del mundo

  • Los gatos más caros comparten unas particularidades muy específicas, cuyos exotismos se cotizan a precios que sobrepasan la adquisición de un automóvil.
  • Los 'reyes de internet' son un reclamo que pueden llegar a estar más cerca de un bien de lujo que de un amigo derrochador de cariño.
Los 10 gatos más cotizados del mundo

La sociedad de consumo refleja cómo prácticamente la totalidad de nuestro entorno puede ser mercantilizable. El concepto oferta-demanda, las modas y la catalogación de las razas hacen a las mascotas domésticas un reclamo para obtener un beneficio a cambio de la adquisición de un animal en nuestros hogares, pero muchas veces esta capitalización, que podría tener una coherencia relativa en el mercado, se ve manchado por mafias y criaderos de ética cuestionable que explotan de una forma degradante e innecesaria la obtención de razas de una forma tan seriada como cruel, por eso muchas veces conviene reiterar el mensaje "no compres, adopta".

No obstante, las razas no dejan de ser una forma de riqueza en la especie, un abanico de particularidades y características que diferencian de una forma concreta cada especie animal, y dado el contexto anteriormente mencionado, a continuación se expone a modo de curiosidad cómo se cotizan algunas de las razas y qué precio pueden llegar a desembolsar sus futuros dueños para adquirir la relativa exclusividad de ciertas razas específicas.

A continuación exponemos (con mucho mimo) algunas de las razas más cotizadas de las mascotas más queridas de internet: los gatetesFold escocés

Esta raza felina se caracteriza principalmente por su pelaje largo, pero sobre todo por sus características orejas dobladas. Son de tamaño mediano y robustos, cabezones y de nariz achatada. Sus cualidades le dan una apariencia de redondez que les aporta una apariencia adorable.

Es un gato cariñoso a la par que perezoso, aunque también son pacientes y serenos. Una raza ideal como animal de compañía.

Pueden adquirirse a precios de hasta300 euros.

Toyger

Esta raza se originó en los 80 cuando intentaron mezclar una serie de razas hasta dar con una especie lo más semejante a un tigre sin perder la dulzura de los mininos domésticos, por ello el nombre de su raza se debe al juego de palabras toy (juego) y (ti)ger (tigre), como 'tigre de juguete'. Presenta las características comunes de cualquier gato común, pero con un pelaje corto y atigrado de un naranja sorprendente.

Se considera una raza bastante juguetona y muy inteligente, y es de las pocas razas que adora el agua.

Su precio puede llegar a los 500 euros

British shorthair

Se considera una de las razas más antiguas de Europa. Tienen una gran destreza para cazar y una gran fuerza física. Son gatos grandes y de cabeza ancha, con un pelaje corto y espeso.

Es de los gatos más mimosos y cariñosos que puedes encontrar, es el peluche viviente perfecto para quien guste de pasar horas con estas mascotas.

Su precio puede alcanzar los 1.500 euros

Sphynx

Este micho es conocido por su aparente ausencia de pelaje, aunque realmente posee una fina capa capilar. Son gatos musculosos y de orejas grandes con una cara de rasgos afilados.

Es un gato bastante afectuoso y sociable. Pese a ser una raza de apariencia maligna, llega a tener un comportamiento excesivamente afectivo con sus dueños.

Su precio puede alcanzar los 3.000 euros.

Gato azul ruso

También conocidos como gatos malteses, gatos Arcángel e incluso como gatos azules españoles, ya que no hay una certeza sólida acerca del origen de estos felinos. Su rasgo más característico es el tacto y la espesura de su pelaje, corto pero muy sedoso.

Su carácter es tranquilo y pacífico. Pese a ser tímidos son muy cariñosos con sus dueños, aunque poco juguetones.

Su precio puede alcanzar los 3.000 euros

Persa

Considerado un gato de lujo entre la antigua aristocracia, su majestuosidad y pelaje hacen de este minino un portento majestuoso. Actualmente hay alrededor de hasta 100 razas derivadas del persa, desde el azul hasta el tropical. Su largo pelaje sedoso y sus rasgos semejantes a los del lince lo hacen único.

Son de carácter muy tranquilo, así que no necesitan cuidados más allá de su higiene y alimentación

Su gran variedad propicia una gama de precios muy variada, aunque algunos pueden alcanzar los 5.000 euros

Khao Manee

El Khao Manee es un felino cuyas características principales es su color de un blanco casi atómico, pero sobre todo la heterocromía de sus iris: siempre nacen con dos tonalidades diferentes de color en sus ojos. Aparte presume de esa llamada 'mirada felina' con unos ojos medianos, rasgados y oblicuos. Otra de sus particularidades es que suelen nacer sordos.

Una característica general de los gatos asiáticos es su dependencia hacia los humanos, y el Khao Manee también adora la compañía de sus dueños, y suelen maullar con mucha facilidad, por lo que no es un gato adecuado para quienes busquen el silencio en sus hogares.

Dado su origen y su complicada accesibilidad, es difícil encontrarlo por menos de 6.000 eurosSavannah

Muchos no consideran a esta raza un gato como tal por su mezcla con el gato salvaje serval y gato doméstico. Es otro de esos mininos de aspecto atigrado que lo hacen único. De tamaño grande y estilizando, posee una gran fuerza, así como un corto y fino con ojos redondeados.

Tiene un carácter muy activo, por lo que necesita de grandes espacios para desenvolverse. Pese a que puede ser un gato juguetón y mimoso, algunos opinan que puede ser peligroso por su condición más asilvestrada.

Este gatete alcanza un precio promedio de unos 7.000 euros

Bengal

Este minino posee una historia de cruces y experimentos un tanto particular. Se pensaba encontrar al 'gato perfecto' a través de una mezcla de razas de gatos domésticas con un felino salvaje asiático. La mezcla da lugar a un gato atigrado sorprendente. Su mayor atractivo reside en su aspecto exótico y en su gran tamaño.

El carácter de esta raza se caracteriza por su inteligencia. Necesita estar rodeado de otros animales y espacios verdes y espaciosos para que pueda desenvolverse tranquilamente.

Su precio no desciende de los 6.000 euros, y pueden encontrarse por encima de los 20.000 €

Ashera

Ashera es el gato más caro del mundo. Es el capricho lujoso para aquellos bolsillos pudientes.

Se podría decir que es una raza de diseño, ya que es producto de una manipulación genética en unos laboratorios de Estados Unidos, de hecho son estériles y sólo pueden adquirirse en estos laboratorios. Es otro de estos mininos que se asemejan a los felinos salvajes de África y Asia, muy parecidos al leopardo. Pueden llegar a pesar unos 15 kg y medir 1,20 metros, haciéndolos uno de los más grandes del mundo.

Son muy apacibles y poseen las características propias de un gato doméstico. Es muy independiente y afectivo con sus dueños.

Su precio roza los 100.000 euros, y su 'modelo' más económico sobrepasa los 15.000 euros.

Ahora en Portada 

Comentarios