Tampoco hay fallecidos

Las residencias gallegas demuestran la efectividad de vacunar: un mes sin casos

Cuando comenzó la vacunación, el 27 de diciembre, los geriátricos de Galicia sumaban 114 casos activos y casi el 42% de los fallecimientos por Covid en la Comunidad.

Efe
Una trabajadora acompaña a una residente en el interior de la Residencia San José, en Ourense.
EFE

Transcurridos casi cuatro meses desde que el 27 de diciembre de 2020 Nieves Cabo inaugurase en la residencia Porta do Camiño de Santiago el proceso de vacunación en Galicia, las residencias cumplen un mes sin contagios ni muertes por covid y se erigen ahora como prueba de la efectividad de las vacunas en la lucha contra la pandemia tras representar la peor cara de la misma. El pasado 21 de marzo, las autoridades sanitarias notificaron un brote con once usuarios contagiados en una residencia de Silleda (Pontevedra). Fueron, hasta la fecha, los últimos casos de covid-19 de residentes en los centros de mayores de Galicia, que tampoco registran fallecidos en el último mes.

Desde el 1 de abril, cuando estas once personas dieron negativo en las pruebas diagnósticas, los geriátricos gallegos permanecen sin casos activos de coronavirus entre los mayores. Si tenemos en cuenta los positivos entre los trabajadores, estos centros llevan ya nueve días consecutivos libres del patógeno.

Las muertes, apenas el 6% del total en marzo

Además, las muertes en estos centros han pasado de representar casi la mitad de las que dejaba la pandemia mensualmente a apenas el 6% de las que registradas en el marzo. Todo ello gracias al proceso de vacunación, que arrancó a finales de diciembre entre los mayores en las residencias, primer grupo prioritario en el plan diseñado por la Administración central. Por aquel entonces, los geriátricos gallegos sumaban 114 casos activos y casi el 42% de los fallecimientos por covid en la comunidad.

118 días después de aquel histórico 27 de diciembre, el 93% de los usuarios de residencias de mayores están vacunados con las dos pautas completas. El 7% que no lo está corresponde, según la Consellería de Política Social, a nuevas incorporaciones en los centros que en su día "renunciaron" a recibir la vacuna.

La Xunta resalta el papel "determinante" jugado por la vacuna para frenar la incidencia del covid en los centros de mayores y como muestra de ello señala una fecha de la que se cumplió un mes el pasado viernes: el 23 de marzo. Esa fue la última jornada en la que hubo que lamentar un fallecido relacionado con un centro residencial, una mujer de 92 años usuaria de la residencia de Silleda, precisamente la última en registrar contagios hasta el momento.

Sin embargo, el 20 del mismo mes, tres días antes de la muerte de esta nonagenaria, fallecía en el Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) otro usuario del mismo geriátrico silledense. Era un hombre de 87 años que ya contaba con patologías previas y que contrajo el coronavirus a pesar de que estaba vacunado con ambas dosis. Se trata del único caso conocido en Galicia de un residente que perdió la vida aunque ya había sido completamente inmunizado. En todo caso, la Consellería de Política Social insiste en que es "un caso aislado" y recuerda que las vacunas "no tienen un 100% de efectividad".

Del 42 al 33% de los muertos

El proceso de vacunación despegaba al mismo tiempo que lo hacía la tercera ola de la pandemia, que, después de unas fiestas navideñas en las que fueron flexibilizadas las restricciones en las fechas más señaladas, llevó a Galicia y a España a cifras máximas en todos los parámetros que desde hace un año y un mes sirven para medir la crisis. Por ello, el proceso de inmunización de los usuarios de residencias se ralentizó, dado que en aquellos centros en los que entró el virus y se dieron contagios fue preciso esperar a que se normalizase la situación.

Así, el domingo 24 de enero, exactamente una semana después de que la primera vacunada se convirtiese también en pionera en recibir la segunda dosis, las residencias registraban el pico de usuarios contagiados: 466. Desde esa fecha, el número de usuarios fue descendiendo paulatinamente, todo ello a pesar de continuar dándose brotes. El 27 de febrero, dos meses después de empezar la campaña, había 445 positivos y un mes más tarde, el 27 de marzo, restaban solo 13 personas con covid en centros de mayores. Cinco días después, los 11 usuarios que permanecían con infección activa negativizan y dejaban en blanco una lista que, dos semanas más tarde, también quedaba vacía en el apartado de trabajadores.

La contribución de las vacunas a la hora de combatir la pandemia dentro de los centros residenciales también tiene reflejo en el porcentaje de fallecidos que procedían de residencias. Y es las 572 víctimas mortales que la pandemia dejaba en los geriátricos a 27 de diciembre representaban casi del 42% del total.

Tres semanas más tarde, con el arranque de la administración de la segunda dosis, la tasa se reducía en apenas dos puntos (607 muertos, el 40,3%), mientras que en la actualidad, las 790 víctimas mortales de la crisis sanitaria en las residencias de Galicia son el 33,2% de las casi 3.400 que se contabilizan desde el inicio de la pandemia.

La repercusión de la vacunación en el índice de mortalidad de las residencias es más palpable todavía si se analizan las cifras mes a mes. Entre el 27 de diciembre y el 23 de abril, fallecieron con covid en Galicia 1.010 personas, 218 de ellas vinculadas a centros de mayores, el 21,58% del total. La mayor parte de estos decesos se produjeron entre enero y febrero, en plena tercera ola de la pandemia y con el proceso de imnunización en marcha pero lastrado por los brotes. Así, en enero hubo 112 víctimas en centros de mayores, el 28,57% de las 392 muertes con coronavirus registradas en Galicia en el primer mes del año.

La inmunización de los residentes comenzó a notarse en febrero, al bajar al 21% el porcentaje de fallecidos de centros de mayores (99) respecto a la cifra global de toda Galicia, que cerró el mes con 466 óbitos vinculados a la pandemia. De este modo, coincidiendo con el aniversario de los primeros casos de covid-19 en Galicia, marzo fue el mes clave con una interrupción en los fallecimientos con coronavirus en la residencias de mayores.

Las siete muertes vinculadas a geriátricos del mes representan solo el 7% de las 96 registradas hasta el 24 de marzo (última jornada con decesos) y apenas el 6% de las 115 con las que concluyó el tercer mes del año.

Mostrar comentarios