Domingo, 24.06.2018 - 01:58 h
Economía

¿Las tarjetas de fidelización suponen un ahorro real para el cliente?

Es un sistema eficaz tanto para las empresas, que monitorizan el comportamiento de sus clientes; como para el usuario, por el ahorro a largo plazo.

Tarjetas de fidelización
 

¿Hasta qué punto vale la pena utilizar una tarjeta de fidelización de los comercios y marcas que más utilizamos? ¿Somos fieles los españoles a las marcas? Según el estudio Loyalty Monitor, más de la mitad de la población española cuenta con alguna tarjeta de fidelización, con un promedio de tres tarjetas por persona.

El informe también indica que el 40% de las personas que tienen tarjetas de fidelización las utiliza para realizar compras, con un incremento medio cercano al 14% respecto a los que no disponen de ellas. De estos datos es posible deducir que los usuarios consumimos más si tenemos una tarjeta de estas características. 

Esto no tiene que ir unido a una idea de despilfarro, ya que, según indican los experto, "utilizadas con criterio y comprando siempre lo que se necesita", suponen un ahorro periódico que puede traducirse en una cantidad importante a lo largo del año.

Pero, ¿qué son las tarjetas de fidelización?

Las tarjetas de fidelización son un sistema de retención de clientes a base de acumulación de puntos. El objetivo final es potenciar el retorno de los clientes a los negocios mediante incentivos en función de su consumo, asociados a estas tarjetas. La idea es hacerles sentir partícipes de algo por lo que tienen un beneficio y dejar atrás la relación vendedor-cliente.

A las empresas les sirve para conocer el volumen y la frecuencia de compra ya que les permite tener una base de datos actualizada de los movimientos de cada cliente y toda la información sobre ellos que precise.

A los clientes, por su parte, les permite poder adquirir productos o servicios en mejores condiciones económicas, recibir regalos o tener acceso antes determinadas promociones. Estos dispositivos son ventajosos para el cliente cuando se utilizan con asiduidad. En muchos establecimientos, cuanto más se use la tarjeta, mayor será el descuento, pero ha de tenerse en cuenta que si se va a conseguir un descuento por un lado es importante no pagar más por otro.

Los negocios que emplean tarjetas de fidelización de forma más común son las gasolineras, supermercados y determinadas cadenas y franquicias de ropa.

Según el estudio Monitor 2017 realizado por el Instituto DYM, los españoles somos infieles en lo que a marcas se refiere. De hecho, tan solo un 12% se mantiene fiel a una marca independientemente de las circunstancias, mientras que el 86% cambia su lealtad según la situación.

Ahora en portada

Comentarios