Los Reyes dejan Galicia entre vítores y con una pulsera peregrina y un libro

  • Entre vítores y aplausos, así han dejado los Reyes la capital gallega, a la que han acudido por vez primera como monarcas para cumplir con la tradición de la ofrenda al Apóstol, ceremonia solemne tras la que se dirigieron al Ayuntamiento donde han sido obsequiados con una pulsera peregrina y un libro.

Ana Martínez

Santiago de Compostela, 25 jul.- Entre vítores y aplausos, así han dejado los Reyes la capital gallega, a la que han acudido por vez primera como monarcas para cumplir con la tradición de la ofrenda al Apóstol, ceremonia solemne tras la que se dirigieron al Ayuntamiento donde han sido obsequiados con una pulsera peregrina y un libro.

En la firma en el Libro de Honor, de la que se ha encargado Don Felipe con un bolígrafo "austero" prestado por el consistorio, en palabras del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, el Rey ha escrito el siguiente mensaje: "Nos llena de orgullo y emoción venir a Santiago de Compostela para realizar por primera vez como Reyes de España la tradicional ofrenda al Santo Patrón de España".

"Saludaros por este motivo -prosigue- y muy afectivamente al Ayuntamiento de la ciudad y felicitaros a todos los gallegos por esta festividad del Santo Apóstol", un texto tras el que figuran las firmas de Felipe VI y la Reina Letizia, así como la fecha del 25 de julio, Día de la Comunidad.

El Rey, que ha conversado de modo distendido con las autoridades, ha recibido de manos del alcalde, Agustín Hernández, -a quien pidió que le recordase que debía devolverle el bastón de mando que utilizó durante este acto-, el primer volumen fotográfico, perteneciente a una serie limitada de cien, de instantáneas que recogen "momentos" de Compostela.

Imágenes sobre arquitectura, cultura, literatura o música que son obra de Tono Arias, Adolfo Enríquez y Alberte Peitavel acompañadas por textos de personalidades como Álvaro Siza, Marcelino Ojea, Darío Villanueva y Antón García Abril.

Doña Letizia recibió una pulsera peregrina, con motivos sobre el Camino, como el fuste, el Apóstol, la flecha, la vieira o la bota, una "joya única" y que se puede personalizar, tal y como le explicó el regidor municipal.

En el Salón Vermello han acompañado a los monarcas, entre otros, el presidente gallego, la ministra de Fomento, Ana Pastor, el delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, la presidenta del Parlamento, Pilar Rojo, y los conselleiros e integrantes de la corporación local.

También ha estado uno de los hombres de máxima confianza del papa Francisco, Fray José Rodríguez Carballo, oriundo de la pequeña aldea de Lodoselo, en Ourense.

Los Reyes salieron a los balcones del Pazo de Raxoi para saludar a las personas congregadas en la Plaza del Obradoiro, que llegaron a formar colas que se extendieron hasta la Rúa do Vilar, situada en el casco viejo de esta ciudad.

Don Felipe y Doña Letizia han dedicado más de veinte minutos a los saludos, que han mantenido hasta la misma despedida en el vehículo oficial, y han sido muy afectuosos con una familia en la que varios de sus miembros tenían algún tipo de discapacidad.

Las multitudes que han estado haciendo guardia han pedido a sus Reyes que regresen muy pronto y les han dirigido comentarios como "guapos", aparte de destacar su cercanía "porque han hecho todo lo que esperábamos, salir para que los viésemos y detenerse con nosotros".

Entre los congregados en la plaza, hubo alguna pequeña riña ya que algunos querían "colarse" para poder tomar la mejor imagen de los Reyes, unas tentativas que resultaron infructuosas ante avisos tales como "hemos madrugado muchísimo para estar aquí y coger los primeros sitios".

La nota más graciosa ha estado marcada por la estatura, puesto que las personas más bajas pedían a las altas que les hiciesen un hueco para así evitar estar dando saltos para "intentar ver algo", y también por un intento de establecer prioridades en base a quiénes estaban censados en Santiago, puesto que pagar allí los impuestos, decían, "da prioridad".

Estas peticiones tampoco han funcionado, pero el recorrido de los Reyes alrededor de todo el Obradoiro ha permitido al público ver, al menos, un fragmento de esa visita.

Mostrar comentarios