Macedonia defiende su decisión de usar la fuerza contra migrantes

  • El ministro macedonio de Relaciones Exteriores, Nikola Poposki, defendió este martes la decisión de las autoridades de lanzar gases lacrimógenos para contener a los migrantes en la frontera con Grecia.

El lunes, la policía macedonia disparó gases lacrimógenos contra cientos de sirios e iraquíes que trataron de forzar la barrera fronteriza entre Grecia y Macedonia desde el puesto de Idomeni, constató la AFP.

"Vimos a unos 400 jóvenes tratando de entrar por la fuerza en territorio macedonio desde Grecia", declaró Poposki a la BBC.

Dicho intento forzoso de entrar en el país, añadió, "no creo que sea conforme a lo que se ha acordado a nivel europeo".

Según él, "el gran problema, actualmente, es que el sistema parece no funcionar". "Cada uno de nosotros debería asumir su parte de responsabilidad en su territorio", declaró el ministro.

La situación es muy tensa en la frontera entre Macedonia y Grecia, donde más de 7.000 migrantes esperan del lado griego.

La semana pasada, las autoridades macedonias decidieron filtrar el paso de refugiados sirios e iraquíes, admitiendo sólo a aquellos que tengan un pasaporte válido.

Además, Macedonia cerró el paso a los afganos, después de que Serbia, Croacia, Eslovenia y Austria, los países de la "ruta de los Balcanes", impusieran restricciones al tránsito de migrantes.

Por otro lado, en una entrevista al diario económico alemán Handelsblatt, Poposki dijo que teme "conflictos entre vecinos" de los Balcanes a causa de la cuestión migratoria.

"Debemos tener mucho cuidado de no llegar a conflictos entre vecinos en el caso de controles fronterizos reforzados", advirtió.

Llegados a ese extremo, "Eslovenia expulsaría a migrantes ilegales hacia Croacia, Croacia hacia Serbia, Serbia hacia Macedonia, etcétera". "Me da miedo de que ese escenario se vuelva realidad, en el caso de que llegue un gran número de refugiados", agregó".

burs-rob-mat/avl/app

Mostrar comentarios