Martin O'Malley se postula como candidato para las primarias demócratas a la Casa Blanca

    • O'Malley se une a la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton, y al senador por Vermont, Bernie Sanders, como candidatos confirmados.
    • O'Malley ha aprobado legislaciones para subir el salario mínimo, impuesto duras restricciones a la tenencia y uso de armas, eliminado la pena de muerte y respaldado.
El gobernador de Maryland conmuta la pena de muerte a los últimos cuatro condenados
El gobernador de Maryland conmuta la pena de muerte a los últimos cuatro condenados

El gobernador de Maryland, Martin O'Malley, ha anunciado este sábado su candidatura a las primarias del Partido Demócrata a la Presidencia de Estados Unidos.

O'Malley se une a la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton, y al senador por Vermont, Bernie Sanders, como candidatos confirmados en su apuesta para convertirse en el nominado final del partido a la Casa Blanca.

El candidato, de 52 años de edad, realizó su anuncio en un parque del centro de la ciudad de Baltimore, donde comenzó su carrera política como concejal y después como alcalde, donde cumplió dos mandatos.

Durante su estancia en la Alcaldía, O'Malley implantó una política de tolerancia cero contra el crimen --cuyas líneas generales tomó de la aplicada en Nueva York--. El acusado descenso del crimen coincidió con un gran número de arrestos de ciudadanos de raza negra que provocó una fuerte alienación este colectivo.

El productor de la aclamada serie 'The Wire', David Simon, reconoció que O'Malley había sido una de sus fuentes de inspiración para crear al ambicioso personaje del concejal Tommy Carcetti, interpretado por el actor Aidan Gillen.

Por lo demás, y como gobernador de Maryland, O'Malley ha aprobado legislaciones para subir el salario mínimo, impuesto duras restricciones a la tenencia y uso de armas, eliminado la pena de muerte y respaldado --aunque no desde el principio-- el matrimonio homosexual.

Los analistas de la cadena CBS apuntan que O'Malley intentará posicionarse durante la campaña electoral como una alternativa más joven y menos conservadora que la opción de Clinton --que parte como gran favorita a la nominación final--, a través de una retórica cercana a la indignación social, al condenar la actuación de Wall Street y mediante su oposición al Acuerdo de Comercio Transpacífico.

Mostrar comentarios