Viernes, 20.07.2018 - 19:57 h

¿Cómo me protejo durante un terremoto?

Durante el sismo, la mejor opción es cubrirse y esperar. Asegurar los objetos del hogar y tener un plan familiar resultará útil.

Representación gráfica de la técnica 'duck, cover and hold on' para terremotos
Representación gráfica de la técnica 'duck, cover and hold on' para terremotos

En España apenas existe riesgo de sufrir un terremoto. Muchos de sus habitantes no han experimentado un fenómeno así, pero todos los países ubicados dentro del temido Anillo del Pacífico, donde se han producido decenas de temblores durante el mes de abril, sí que se han enfrentado a ellos. Conocer el procedimiento que se debería seguir si la tierra tiembla bajo nuestros pies nunca está de más, más aún cuando hay predecentes de catástrofes imprevistas como la de Lorca (Murcia).

La mejor opción para evitar males mayores durante un terremoto es buscar un pequeño refugio dentro del recinto en el que nos encontremos. La mayor parte de las agencias estadounidenses recomiendan la técnica 'Duck, cover and hold on'('agáchate, cúbrete y espera') como método más efectivo para evitar daños personales.

Según detalla la alianza contra los terremotos del estado de California (ECA), en el momento en el que se sienta el sismo las personas presentes dentro de la estancia deberán agacharse en el suelo y caminar a cuatro patas para evitar caer debido al temblor. Desde esa posición, podrán avanzar hacia una mesa o escritorio donde se cubrirán la cabeza y el cuello con las manos, evitando cualquier tipo de objeto colgante, espejo, ventanas, objetos altos o vitrinas que contengan objetos pesados.

En el caso de que no existiese ningún tipo de superficie protectora, se recomienda acercarse a un muro interior o tumbarse junto a una pieza de mobiliario que no pueda caerse sobre el cuerpo. Después, sólo quedará esperar y cambiar de refugio si el sismo se lo lleva por delante.

Puede ocurrir que el temblor se desate a la hora de dormir. En caso de encontrarse en la cama, la organización aconseja permanecer ahí y protegerse la cabeza con la almohada. Si el terremoto comenzase durante un evento en un cine o gran recinto, la mejor opción es quedarse ahí y protegerse la cabeza y el cuello con los brazos, evitando moverse hasta que el sismo haya terminado.

Las ventanas, fachadas y detalles arquitectónicos son los primeros objetos que se desprenden si la tierra tiembla. Según recuerda el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), correr durante un temblor puede tener consecuencias fatídicas, dado que el ciudadano podría herirse cuando cayesen objetos sobre él. De hecho, y según apunta el Gobierno de EEUU en su campaña 'Ready' contra los desastres naturales, durante el terremoto de Long Beach en 1933 decenas de personas fallecieron debido a la caída de escombros cuando huían despavoridas de los edificios en los que se encontraban.

En aquellos casos en los que la persona se encuentre de pie en el exterior, el USGS recomienda huir de los alrededores de edificios, colinas y de cualquier otro objeto del que puedan desprenderse cascotes. En el caso de estar conduciendo un vehículo, se recomienda parar en un área abierta y esperar a que el temblor amaine. Una vez que lo haga, es importante moverse con cautela, evitando todo tipo de carreteras, puentes o rampas que hayan resultado dañadas.

Una situación especialmente sensible es la de aquellas personas que se encuentren junto al mar. Si el temblor durase más de 20 segundos, es importante evacuar el lugar lo antes posible por el riesgo de que se produzca un tsunami. Desde la ECA aconsejan alejarse a una distancia prudencial de tres kilómetros sin esperar a que las autoridades emitan un aviso. Lo ideal es caminar rápido y no conducir para evitar el tráfico y los escombros.La prevención, un arma poderosa para reducir daños

Cuando la tierra deje de temblar, el primer paso será revisar si hay heridos, para lo que sería útil tener unos conocimientos básicos de primeros auxilios. También es importante echar un vistazo al entorno para detectar posibles fugas de gas, daños en el edificio y rupturas del servicio eléctrico o de agua. En caso de que se produzcan réplicas, habrá que seguir el proceso anterior de nuevo y estar pendiente de los objetos que puedan caer.

Con la situación ya estabilizada, lo ideal será informar a la autoridad pertinente de los daños sufridos. Los hogares que tengan un plan de contingencia previo tendrán más facilidades para volver a la normalidad. La alianza californiana recomienda sentarse con la familia y tener preparado dicho plan como medida preventiva. De esta manera, todo el mundo dará los pasos adecuados para proteger su integridad física y se podrán tener detectados los focos peligrosos de la casa (instalaciones eléctricas, de gas, objetos pesados...).

Un pequeño esfuerzo ahora podrá tener mucha relevancia cuando empiece a temblar la tierra. En esa situación será útil haber guardado unos zapatos y una linterna cerca de cada cama, disponer de un extintor de incendios, haber contratado un seguro del hogar y conocer los procedimientos de emergencia necesarios para salvar la vida de una persona con parada cardiorrespiratoria.

También se recomienda disponer de un pack de suministros que sirva de ayuda a la familia en caso de desastre. El pack deberá estar en un lugar accesible en casa, del trabajo y del vehículo para poder llegar a él, y deberá contener comida, agua, linternas, radios portátiles, pilas, un kit de primeros auxilios, algo de dinero, ropa de abrigo, medicación, documentación de la aseguradora... El contenido puede ser muy amplio, tanto que el Gobierno de Estados Unidos tiene su propia lista de recomendaciones.

¿Cómo me protejo durante un terremoto?

Ahora en portada

Comentarios