Miércoles, 20.11.2019 - 08:38 h
Aparecen con gesto sonriente y amigable

Meghan y Kate 'hacen las paces' en la misa de Navidad de la Reina Isabel II

Las dos cuñadas reaparecieron en público después de toda la polémica que ha surgido en torno a su supuesta mala relación.

Meghan
Los duques de Cambrigde y los de Sussex acudieron a la tradicional misa navideña / EFE

Han corrido ríos de tinta acerca de su relación. Supuestamente, Meghan Markle y Kate Middleton, duquesas de Sussex y Cambrigde, respectivamente, no se llevarían nada bien, lo que habría propiciado la marcha de Harry y Meghan del Palacio de Kensington, donde los cuatro residían hasta ahora. Una mudanza que ha dado mucho de qué hablar y sobre la que se lleva especulando desde que se conoció la noticia hace algo más de un mes.

Todo vendría motivado por las fricciones que habrían surgido durante los preparativos de la boda de los duques de Sussex, en la que los hijos del príncipe William y Kate eran pajes de la novia. Como han revelado los tabloides británicos, ambas habrían tenido un desencuentro por el vestido de la princesa Charlotte, lo que habría causado las lágrimas de su madre. 

Lo que han señalado distintas fuentes es que la exactriz americana tendría un gran temperamento, lo que ha hecho a algunos de sus asistentes abandonar su puesto en los últimos meses. Algo que sus gestos en público, como es lógico, no confirman. Y este día de Navidad se pudo comprobar perfectamente al aparecer muy sonriente junto a su cuñada por primera vez desde que saltó la polémica.

Ambas cumplieron la tradición de la Reina Isabel II y acudieron a la misa de Navidad en la iglesia de Sandringham, un hábito que la familia real británica tiene desde hace décadas. Allí, acompañadas de sus maridos, los hermanos William y Harry, las dos se mostraron muy amigables la una con la otra, con diferente gestos de cariño y una sonrisa perenne en la boca.

Así, Meghan y Kate han querido zanjar esta polémica y acabar el año de la mejor manera posible. Además, ambas dieron de nuevo una lección de estilo con sus looks para la misa, formados por abrigo, tocado y minibolso. En el caso de Kate, totalmente en color burdeos, mientras que Meghan eligió el negro. Además, la primera se dejó el pelo suelto y Meghan se lo recogió. 

Harry meghan
El príncipe Harry y Meghan llegando a la misa de Navidad / EFE

Aunque iba vestida de negro y con un abrigo largo, Meghan presumió de tripita cuando está a punto de encarar la recta final de su embarazo. El parto está previsto para la próxima primavera, por lo que en los próximos meses será cuando la veamos lucir looks 100% premamá para ir totalmente cómoda. Además, lo más probable es que rebaje su ritmo de trabajo y sus apariciones sean menores.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING