También de mosquito tigre

El coronavirus propicia una plaga de mosca negra que ya 'ataca' en Madrid

Esta primavera no han podido limpiarse adecuadamente los márgenes de los ríos debido al confinamiento. Es ahí precisamente donde están las larvas.

El Ayuntamiento de San Fernando de Henares, a través del área de Sanidad que dirige Rubén Fernández, continúa con la intensa campaña para la eliminación de larvas (Foto de ARCHIVO) 14/7/2019
El Ayuntamiento de San Fernando de Henares, continúa con la campaña para eliminar  larvas 
EUROPA PRESS

Una de las consecuencias del confinamiento durante los meses de primavera ha sido que los márgenes de los ríos de algunas ciudades de España en la que habita la denominada mosca negra no se han limpiado lo suficiente para evitar que este año el insecto se convierta en una plaga. Los ayuntamientos se han puesto manos a la obra, pero los meses anteriores son ya tiempo perdido y algunos vecinos de zonas como Valdebebas, San Fernando de Henares o Coslada, en Madrid, han tenido que acudir ya a urgencias en algunos casos con un gran hinchazón por picaduras. No se trata de una especie invasora y en España su presencia es habitual en comunidades como Cataluña, Aragón y Madrid. El año pasado su incidencia ya fue alta y, a la espera de lo que sucedan los próximos dos meses, los expertos apuntan a que se dan cita muchas condiciones que ayuden a su proliferación. 

"A la falta de esa limpieza desde hace meses por causa del coronavirus hay que sumar que cada año sus depredadores -golondrinas, murciélagos o vencejos- van desapareciendo", explica a La Información Rosa Pérez, portavoz de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES). Pero no será la única 'plaga' a la que la Covid-19 pueda dar alas este verano. Las segundas residencias sin mantenimiento y la  alta demanda de piscinas hinchables son buenas noticias para el mosquito tigre, cuya población se extiende por distintas zonas del territorio español.

La mosca negra, como se conoce a la simuliidae, apenas mide entre tres y seis milímetros, siendo algo más pequeña que una mosca habitual, y su cuerpo se parece al de una avispa. Vive en los cauces de los ríos, donde pone las larvas en la vegetación que está en contacto con el agua fresca. "Puede que meses atrás la limpieza para mantenerlas a raya no se haya podido hacer tan a fondo como requiere, por lo que la vegetación se habrá acumulado más, ayudando a su proliferación", reflexiona Rosa Pérez, tras puntualizar que hay que sumar que estaremos ante un verano caluroso, lo que "propicia que las larvas eclisionen antes (7 días en lugar de 15). Es por esto que, a quienes vayan a pasear "cerca de un río, un riachuelo o un salto de agua, se les recomienda aplicarse un producto repelente. El más eficaz es el que tenga más concentración de DEET (Dietiltoluamida)".

Mosca Negra
Mosca Negra
Cedida por SEMES

Pero el principal consejo es intentar llevar un pantalón largo, manga larga y calcetines "porque la zona de los tobillos es donde más suelen picar". Y lo hacen con más 'disimulo' que los mosquitos. La experta explica que ambos utilizan sus finas patas para apoyarse lo más mínimo en nuestra piel para que no lo notemos. El mosquito lo primero que hace al introducir su filamento es soltar unas gotas de un anestésico que dura unos segundos, por eso hay veces en la que "notamos que nos está picando". En el caso de la mosca negra, su anestésico "es más potente". Con su boca, en forma de sierra, produce una herida en la piel en la que inocula su saliva, que deja la zona adormilada. "A continuación produce un anticoagulante que logra que la sangre sea más fluida y cuando se sacia, en unos segundos, se va. No es hasta un tiempo después cuando nos percatamos de que nos ha mordido", explica Pérez. 

La picadura deja un punto rojo en el centro de una gran inflamación. En este caso, lo primero que recomiendan los expertos es limpiar la zona y aplicar frío para disminuir la inflamación. "Hay que evitar poner el hielo directamente sobre la herida, poniendo una gasa o una tela antes para que esa zona se queme", puntualiza Pérez. Además se puede usar una crema o pomada emolientes para evitar el picor. "Deberá acudirse a urgencias si presentan signos generales de reacción alérgica (hinchazón en la cara o labios, dificultad para tragar, voz ronca, dificultad respiratoria...)", aconseja.

Picadura de la mosca negra
Picadura de la mosca negra
Cedida

Un truco que ofrece esta experta es fijarse cuando estamos paseando en las prendas más claras "y ver si en ellas se ha posado alguna mosca negra porque, si hay una, hay  más". Uno de los afectados alertaba a sus vecinos de lo que le habían comentado en urgencias tras acudir por una picadura sin saber que se podía tratar de la mosca negra. Entre los consejos, evitar ciertas horas del día para pasear porque "son cuando más salen". Asegura la experta que "suelen morder más a última hora de la tarde o al amanecer, cuando hay claridad pero ya no hay tanto sol". También puntualiza que "las hembras son las más agresivas porque son las que ponen las larvas y están cuidándolas y a esas horas es cuando están más activas". 

Otro de los insectos más molestos del verano es el mosquito tigre. Las segundas residencias sin mantenimiento durante el confinamiento así como la alta demanda de piscinas hinchables para evitar futuros contagios en las comunitarias configuran esta temporada su destino favorito. "Esta especie sí es invasora. Vino de Asia y se ha ido adaptando al invierno de España haciéndose resistente además a muchos insecticidas", puntualiza Pérez.  Están repartidos por todas partes de España, pero sobre todo por el Mediterráneo. 

Su picadura provoca una reacción alérgica debido a la toxina que introduce. El primer consejo es no rascarse "porque se destruye esa toxina y se distribuye por la sangre". En este caso también hay que poner hielo para evitar la hinchazón. Su picadura es más grave que la del mosquito y produce un gran habón que puede durar días "y hay que vigilar que no se infecte". Para combatirlos hay que eliminar todo lo que pueda tener agua estancada, "como los platos de las macetas". Y para evitar que nuestra piscina hinchable se convierta en su foco de cría para miles de larvas hay que tratar el agua correctamente. 

Mostrar comentarios