Muere el sacerdote italiano Verzé el día en que subastan su hospital

  • El sacerdote Luigi Maria Verzé, de 91 años, murió hoy en la unidad coronaria del hospital San Raffaele en Milán, el mismo día en que la institución que él fundó será subastada, informaron fuentes hospitalarias.

Roma, 31 dic.- El sacerdote Luigi Maria Verzé, de 91 años, murió hoy en la unidad coronaria del hospital San Raffaele en Milán, el mismo día en que la institución que él fundó será subastada, informaron fuentes hospitalarias.

Don Verzé, como era conocido en Italia, estaba siendo investigado por la bancarrota de la Fundación San Raffaele del Monte Tabor al descubrirse un agujero de 1.500 millones de euros de deuda, unas irregularidades por las que se suicidó su mano derecha, Mario Cal, el pasado 20 de julio.

El hospital San Raffaele fue creado por Don Verzé en 1970, con capacidad para 1.300 enfermos y once departamentos repartidos entre 45 especialidades clínicas. Fue un lugar de encuentro de investigadores de fama mundial y estaba considerado como un centro de excelencia.

La suerte del hospital, para cuya gestión pujan tres importantes organizaciones, se decidirá en los primeros diez días de enero de 2012, después de que se conozcan las ofertas presentadas al concurso.

Mientras, la Fiscalía de Milán sigue investigando las supuestas irregularidades en la gestión de la Fundación tales como la creación de fondos opacos a través de facturas infladas o despilfarros, como los 20 millones de euros que costó el avión adquirido por Don Verzé porque no soportaba los trámites de embarque de los aeropuertos.

Don Verzé nació en la localidad septentrional de Illasi (Verona) en 1920 y se licenció en Filosofía y Letras en 1947 en la Universidad Católica de Milán.

Un año después fue ordenado sacerdote, aunque estaba considerado por las autoridades eclesiásticas un sacerdote poco ortodoxo, de manera que en 1964 la curia milanesa le prohibió ejercer el ministerio y en el 1973 le suspendió "a divinis".

Estaba considerado un sacerdote cercano al poder. Su verdadero valedor fue el exprimer ministro de Italia, Sivio Berlusconi, de quien llegó a decir en 1994 que "era una bendición para el país y un don de Dios para toda Italia".

De hecho en 2010 Berlusconi y Luigi Verzé recibieron el premio "Grande Milano", que otorga la provincia de Milán.

Mostrar comentarios