Martes, 21.11.2017 - 02:18 h

Venezuela deporta a 791 colombianos ilegales tras decretar el estado de excepción

  • El operativo también se saldó con el cierre de fábricas de explosivos, almacenes de armamento y hasta un burdel en el que colombianas y venezolanas eran explotadas sexualmente.
  • Venezuela inició hace un año un plan contra el contrabando de combustible y productos de primera necesidad, artículos regulados en el país y revendidos en Colombia por los contrabandistas.
Soldados venezolanos vigilan la frontera con Colombia

Venezuela ha deportado hasta la fecha a unas 791 personas de nacionalidad colombiana que se encontraban en territorio venezolano de manera ilegal, en el marco de las operaciones que el Gobierno de Caracas está desplegando en la frontera, después de que fuera cerrada, tras los ataques perpetrados en la zona por paramilitares colombianos.

"Hasta el momento se han trasladado 791 ciudadanos al consulado general colombiano, sin ningún tipo de atropellos ni violencia", dijo el gobernador del estado fronterizo de Táchira, José Gregorio Vielma. "Los estamos entregado como manda la ley, sin atropellos, sin humillaciones ni torturas, cuentan con agua potable, sillas y alimentos", recalcó.

El pasado viernes, el presidente de Venezuela, Nicolas Maduro, anunció el estado de excepción durante 60 días en cinco municipios de Táchira, -Bolívar, Pedro María Ureña, Junín, Libertad e Independencia-,el estado más poblado del país, además del cierre indefinido de la frontera con Colombia.

El jefe del Estado venezolano tomó dicha decisión después de que un grupo paramilitar colombiano hiriese a tres soldados del Ejércitodurante una operación del Gobierno contra el tráfico de drogas y el contrabando en la ciudad fronteriza de San Antonio de Táchira.Armamento, fabricación de explosivos, trata de mujeres

Desde que Caracas instaurase el estado de excepción, por el cual las autoridades podrán arrogarse el derecho de realizar allanamientos e interceptar comunicaciones privadas sin orden judicial, se han desmantelado varias fábricas de explosivos y talleres en los que se almacenaban productos químicos, bombas caseras, armamento, dinero venezolano y uniformes propios de grupos paramilitares colombianos.

Estos grupos utilizaban domicilios de las localidades en los que realizaban sus operaciones. Las autoridades han informado de que incluso se ha descubierto un improvisado burdel en el que mujeres tanto colombianas como venezolanas era explotadas sexualmente.

El mismo lugar contaba con una suerte de dependencias subterráneas que hacen sospechar que pudieron servir para esconder a personas secuestradas.

"Es una realidad que habla por sí sola y que demuestra cómo el capitalismo paramilitar de la ultraderecha colombiana ha tratado de hacerse con el territorio venezolano", denunció este domingo el vicepresidente de Venezuela, Jorge Arreaza.Lucha contra el contrabando

El contrabando de gasolina y la exportación de productos venezolanos regulados, además de la presencia de paramilitares colombianos, han hecho de la frontera entre ambos países una de las zonas más calientes de América Latina.

El Gobierno de Nicolás Maduro inició hace un año una campaña contra el contrabando de combustible y productos de primera necesidad. Estos artículos están subsidiados por el Estado y su mercadeo en el exterior está penado con hasta cinco años de prisión. Los contrabandistas viajan hasta Colombia donde los revenden.

Desde entonces, el Plan Nacional contra el Contrabandose ha saldado con 1.185 detenidos, 19.000 toneladas de productos confiscados. Además, un centenar de caminos y vías por las que los contrabandistas y paramilitares operaban han sido inhabilitadas.

Sigue @Mark_Teixeira

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios