Viernes, 13.12.2019 - 03:21 h
100 millones de euros

¿Para quién era el narcosubmarino? Señalan a tres organizaciones gallegas

Hay dos personas de nacionalidad ecuatoriana detenidas y se busca a una tercera. Transportaba tres toneladas de cocaína en 152 fardos.

Narcobusmarino
Narcobusmarino / Guardia Civil

3.000 kilos de cocaína que pueden valer en el mercado hasta 100 millones de euros. Ese es el alijo que contenía el narcosubmarino hundido el pasado domingo en la Ría de Aldán (Cangas). Una vez fuera del agua, se ha podido comprobar que mide 20 metros de eslora y su construcción es manual. La Policía tratará ahora de vincular el alijo con alguna organización "potente" de narcotraficantes, según fuentes de la investigación a Efe, que sospechan de no más de tres, la cuales tienen capacidad económica y logística para fletar un artilugio de estas características, cuyo valor puede ser superior a los dos millones de euros. 

La voz de alerta llegó el pasado jueves. La Guardia Civil, la Policía Nacional y la Agencia Tributaria ya han reflotado el submarino que lograron interceptar a escasas millas de la playa de Hío, en la comarca del Morrazo (Pontevedra), cuando lo intentaban hundir sus tres tripulantes el pasado sábado. Dos de ellos, de nacional ecuatoriano, fueron detenidos. El tercero logró escapar. La Voz de Galicia señala que el envío del alijo se conocía desde hace meses y se fija en una organización de Arousa como posible receptora del alijo. 

El sumergible, desde el que pretendían traspasar la droga a otra embarcación, ya se encuentra en el puerto de Aldán, en Cangas (Pontevedra) donde se ha extraído la droga de su interior. Se trata del primer "narcosubmarino" detectado en el continente europeo.  Esto "marcará un antes y después" porque ya hay una nueva hipótesis de trabajo para las fuerzas de seguridad: la llegada a las costas de sumergibles de esta entidad", según anuncia Javier Losada, delegado de Gobierno en Galicia.

Las investigaciones comenzaron cuando el Centro de Análisis y Operaciones Marítimas en materia de Narcotráfico (MAOC) alertó al Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), sobre una embarcación sospechosa que se dirigiría a España por el Atlántico cargada de cocaína. En esta primera fase, la colaboración con los cuerpos policiales de Reino Unido ha sido fundamental para la posterior interceptación del submarino. En la operación también han participado policías de Portugal, Estados Unidos y Brasil.

La situación de temporal en el mar no permitió al semisumergible entregar la droga a una segunda embarcación y obligó a sus tripulantes a desplazarlo hasta la costa, donde los detenidos provocaron su hundimiento y lo abandonaron. Esta maniobra fue detectada por una patrulla de la Guardia Civil con medios de visión nocturna, que localizó el lugar de llegada de la nave y detectó la huida posterior de sus tripulantes.

En ese momento, se detuvo a una persona que apareció equipado con traje de neopreno y a las 9 de la mañana del domingo, se consiguió detener a un segundo narcotraficante. El tercer tripulante ha huido y se encuentra actualmente en paradero desconocido.

La investigación continúa abierta para poder determinar tanto el origen de la droga como la organización que iba a recibir la droga en España. Aunque el uso de submarinos es muy habitual en América, se trata de la primera vez que se detecta este sistema de transporte de droga en Europa. Se trata de un artefacto de fabricación artesanal, realizado en fibra, con capacidad y autonomía para transportar entre tres y cinco toneladas de cocaína.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING