Obama prepara el anuncio sobre la nueva estrategia para Afganistán

  • Washington.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, conversó hoy con una serie de líderes extranjeros en preparación para el anuncio, mañana, de su nueva estrategia para Afganistán, que incluirá a todas luces un aumento de tropas.

Obama dio la orden para poner en marcha su estrategia en Afganistán
Obama dio la orden para poner en marcha su estrategia en Afganistán

Washington.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, conversó hoy con una serie de líderes extranjeros en preparación para el anuncio, mañana, de su nueva estrategia para Afganistán, que incluirá a todas luces un aumento de tropas.

Obama ya dio la pasada noche la orden a los mandos militares de poner en marcha su nueva estrategia, tras una conversación telefónica con la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y una reunión en el Despacho Oval con varios de sus principales asesores de seguridad, entre ellos el secretario de Defensa, Robert Gates, y su jefe de Gabinete, Rahm Emanuel.

También habló, por vídeo-conferencia, con el comandante de las tropas internacionales en Afganistán, el general Stanley McChrystal, y el embajador de Estados Unidos en Kabul, Karl Eikenberry.

Hoy, el presidente estadounidense dedicó buena parte de la jornada a ponerse en contacto con líderes extranjeros a los que comunicó su decisión, aunque, según su portavoz, Robert Gibbs, no les precisó cifras sobre posibles aumentos de tropas.

Obama conversó esta mañana con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, antes de reunirse en el Despacho Oval con el primer ministro australiano, Kevin Ruud.

Australia mantiene cerca de un millar de soldados en Afganistán, tras haber aumentado su contingente este año, mientras que Francia cuenta con cerca de 3.300 militares.

Obama también habló hoy con el mandatario ruso, Dmitri Medvédev, el jefe de Gobierno danés, Lars Rasmussen, y el primer ministro británico, Gordon Brown, quien hoy anunció el envío de 500 soldados más a Afganistán, lo que elevará la contribución de su país a 10.000 militares.

Antes de su anuncio a las 20.00 horas locales del martes (01.00 GMT del miércoles), el mandatario estadounidense tiene previsto tratar también con la canciller alemana, Angela Merkel; el presidente afgano, Hamid Karzai; el líder paquistaní, Ali Asif Zardari, y el presidente chino, Hu Jintao, entre otros.

También tiene previsto reunirse con una representación del Congreso antes de partir hacia la academia militar de West Point, desde donde efectuará su anuncio en una intervención televisada.

Aunque hasta el momento la Casa Blanca no ha dado a conocer detalles de la decisión presidencial, se da por seguro que contendrá un aumento del número de soldados.

Según han adelantado los medios estadounidenses, Obama ordenará el envío de cerca de 34.000 soldados, que se sumarán a los 68.000 ya destacados en Afganistán. En total, las fuerzas internacionales en el país asiático rondan los 100.000 militares.

McChrystal ha solicitado refuerzos en torno a los 40.000 soldados. Estados Unidos espera que los aliados internacionales aporten la diferencia entre lo pedido por el general y los refuerzos ordenados por su presidente.

Según explicó Gibbs, en su discurso Obama recordará por qué se encuentran en Afganistán los soldados estadounidenses y reiterará que esa presencia, que ya ha entrado en su noveno año, "no se trata de un compromiso sin fin".

El presidente también "tocará" el coste de la guerra y recordará las limitaciones en los recursos disponibles, tanto presupuestarios como humanos.

La meta de Estados Unidos en Afganistán, explicó Gibbs, es "adiestrar a las fuerzas de seguridad afganas para que combatan una insurgencia impopular y que los afganos se hagan cargo de su propia seguridad".

Igualmente declarará, insistió el portavoz, que la estrategia busca "garantizar que en Afganistán los talibán no pueden prestar el refugio a la red terrorista Al Qaeda que existía previamente".

El anuncio del presidente llega en momentos en los que la guerra en Afganistán es cada vez más impopular entre la población estadounidense, debido a una cifra de bajas cada vez mayor y a su fuerte coste en momentos de crisis económica.

En el Congreso crece también la resistencia a la guerra, y el senador Carl Levin, presidente del comité de Asuntos Militares de la cámara alta, declaró este fin de semana que Obama tendrá que dejar muy claro por qué es necesario aumentar las tropas.

Tras el anuncio del presidente está previsto que tanto McChrystal como Eikenberry comparezcan en audiencias ante el Congreso sobre la situación en Afganistán.

Mostrar comentarios