Martes, 28.01.2020 - 11:43 h
Casi muere por una endocarditis

Operado a corazón abierto por quedársele un trozo de palomita entre los dientes

Adam Martin estuvo a punto de perder la vida tras intentar quitar la palomita con objetos. Desarrolló una infección en la boca que atacó su corazón. 

Fotografía de unas palomitas.
El británico de 41 años estuvo durante tres días intentando quitar la palomita de su boca. / Imagen de Steve Buissinne en Pixabay.

El británico Adam Martin nunca podría haberse imaginado que estaría "al borde de la muerte" tras comer palomitas y que después un trozo de una de ellas se le quedase incrustado entre los dientes.

Este bombero de 41 años contrajo una infección de la sangre potencialmente mortal que atacó su corazón dejándole en una situación crítica.

Según informa el diario 'CornwallLive', Martin contrajo concretamente endocarditis, una enfermedad que de desarrolla cuando gérmenes de otras partes del cuerpo como la boca se extrienden a través del flujo sanguineo y dañan áreas del corazón.

Según los médicos, lo que pudo provocar esta infección fueron los constantes intentos del paciente de quitar el trozo de palomita incrustado entre los dientes durante tres días.

Y es que Martin introdujo en su boca todo tipo de objetos para remover el resto del alimento, desde tapas de bolígrafo pasando por alambres hasta una lima metálica. La utilización de estos elementos dañó su encía, lo que le provocó dolor de dientes, sudores, cansancio y dolores de cabeza.

Estos eran los síntomas del inicio de la infección, pero Martin no acudió al dentista. Cuando sí acudió a urgencias los médicos le diagnosticaron la endocarditis y pudieron salvar su vida in extremis.

"La mayoría de las personas mueren cuando la escala de la infección esde 350 y en mi caso era de 340. La endocarditis se había llevado por delante las válvulas de mi corazón", explicó el paciente.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING