Martes, 21.05.2019 - 00:46 h
Era el encargado de llevarla al altar

Más problemas para Meghan: su padre no acudirá a la boda tras sufrir un infarto

La situación se complica para la actriz estadounidense, que tendrá solo la compañía de su madre en el día más importante de su vida.

Meghan
La actriz tiene problemas familiares/ Cordon Press

A pocos días de su boda de ensueño con el príncipe Harry, la actriz Meghan Markle ve cómo ésta se torna en pesadilla. Las nuevas noticias que han salido a la luz a última hora del lunes dan un vuelco completo al enlace, ya que se trata de la ausencia de uno de los personajes clave, el padre de la novia. Thomas Markle, según el portal estadounidense TMZ, no acudirá a la boda de su hija tras sufrir un infarto.

El ingeniero, quien se encuentra en una delicada situación económica tras declararse en bancarrota, ha confesado a dicho medio que no estará en Londres el próximo sábado después de que se haya filtrado a la prensa que habría vendido fotos suyas a una agencia de paparazzis. Este descubrimiento le habría provocado un infarto hace seis días, del que se recupera en su vivienda de México.

En concreto, Markle narra que con la venta de esas fotografías, en las que se le puede ver preparándose para el enlace comprando su traje o en la peluquería, ni quería dañar a su hija ni su mediático enlace, ya que su único objetivo era que, con esas imágenes, los paparazzis le dejaran de seguir. Porque desde que se anunció el compromiso real, los fotógrafos no han parado de acechar al padre de Meghan, sacando imágenes muy poco favorables para quien será consuegro del príncipe Carlos de Gales.

En las fotos que se han ido publicando en medios anglosajones, Markle aparece muy desaliñado, con manchas en su ropa y bebiendo cerveza. Una imagen que ha pretendido borrar con ese 'posado robado' con el que, asegura, tampoco quería lucrarse económicamente a pesar de su mala situación económica. "Desde que Meghan comenzase su relación con el príncipe Harry me han llegado a ofrecer entre 50.000 dólares y 100.000 por una entrevista, y siempre lo he rechazado", se ha defendido el ingeniero, quien ahora ha decidido borrarse de la lista de invitados para "ahorrarle vergüenza a la familia real británica" y  a su propia hija.

Más sola que nunca: solo acudirá su madre

En esta tesitura, Meghan cuenta tan solo con único miembro de su familia para el día más importante de su vida. Su madre, Doria Ragland, que está divorciada de Thomas, será la única que esté con ella el sábado y, según el Palacio de Kensington, le acompañará en coche hasta el Castillo de Windsor, donde se celebra el enlace. 

La ausencia de su padre es un nuevo capítulo de su particular drama familiar, pues sus dos hermanos mayores -fruto del primer matrimonio de Markle- le han criticado abiertamente en los últimos meses, tachándole de interesada, acusándole de dejar a su padre en la estacada cuando se quedó en bancarrota y advirtiendo a Harry sobre la verdadera cara de su prometida. Por ello, como era de esperar, no fueron invitados al enlace, algo que les ha hecho enfadar sobremanera. Si bien Thomas Markle Jr y Samantha Grant sí estarán de algún modo presentes en la boda de su hermanastra, pues han sido contratados por un canal de televisión británico para comentarla.

Ahora se abre un nuevo escenario en una boda que estaba preparada al milímetro, con todo cronometrado y pautado. Otra persona tendrá que llevar a Meghan al altar el sábado, pues es poco probable que le acompañe su madre ante la tradición y el protocolo tan elevado de un evento así. Al menos, podrá contar con sus íntimas amigas, que pasarán con ella las horas previas a dar el sí quiero. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios