París opina que la presencia de Zelaya en Tegucigalpa debe servir para restablecer el diálogo

  • París.- Francia pidió hoy al Gobierno de facto de Honduras que garantice la seguridad del derrocado presidente Manuel Zelaya y señaló que su retorno a Tegucigalpa debe traducirse en un "proceso de diálogo para un restablecimiento rápido del orden constitucional".

La comisaria europea de Exteriores pide "ahora más que nunca" una solución negociada en Honduras
La comisaria europea de Exteriores pide "ahora más que nunca" una solución negociada en Honduras

París.- Francia pidió hoy al Gobierno de facto de Honduras que garantice la seguridad del derrocado presidente Manuel Zelaya y señaló que su retorno a Tegucigalpa debe traducirse en un "proceso de diálogo para un restablecimiento rápido del orden constitucional".

"Francia pide al Gobierno de facto que garantice la seguridad del presidente Zelaya y el respeto de las libertades y los derechos fundamentales", indicó una portavoz de Exteriores.

Precisó que París, que condenó el golpe de Estado que desalojó a Zelaya del poder, considera que el retorno al orden constitucional incluye la vuelta del presidente derrocado a su puesto.

"Junto con sus socios de la Unión Europea (EU), (Francia) apoya plenamente el acuerdo de San José y llama a todas las partes a firmarlo y ponerlo en práctica", señaló la portavoz, quien indicó que en el marco de ese acuerdo "las elecciones presidenciales del 29 de noviembre próximo permitirán a Honduras salir al fin de la crisis actual".

El acuerdo de San José, propuesto por el presidente costarricense, Óscar Arias, prevé la formación de un Gobierno de unidad encabezado por Zelaya, el adelanto de las elecciones, una amnistía para los delitos políticos, la renuncia a reformar la Constitución y la creación de una Comisión de la Verdad.

Zelaya, derrocado el pasado 28 de junio y exiliado desde entonces en Nicaragua, regresó ayer de forma clandestina a Tegucigalpa, donde se encuentra refugiado en la Embajada brasileña desde donde pidió al pueblo que le defienda.

El presidente de facto, Roberto Micheletti, por su parte, impuso el toque de queda en el país y pidió a Brasil que entregue a Zelaya para que pueda ser juzgado.

Mostrar comentarios