Domingo, 31.05.2020 - 15:57 h
Cae una organización internacional

Así clonan tu tarjeta en los cajeros: tapar el código, el único truco para defenderse

La Policía Nacional detiene a los cabecillas de una organización dedicada a clonar tarjetas bancarias mediante la modalidad de 'skimming'.

Tarjetas De Crédito, Débito, Banco, Bancos, Entidades Financieras, Comisión
No hay que perder de vista la tarjeta de crédito / EP

Averiar cajeros de las calles colindantes para que no funcionen y conducir a la víctima hacia el cajero manipulado. Esperar a que haya poca gente en la calle para ocultar una cámara y cambiar el cajetín donde se introduce la tarjeta de crédito. Aprovechar el descuido de algún usuario e ir anotando los números de seguridad. Las tarjetas se copian con solo introducirlas. Así operaba una organización internacional que ha sido detenida por agentes de la Policía Nacional en el aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas y que se dedicaba a clonar tarjetas bancarias mediante la modalidad de 'skimming'.

Los arrestados -dos ciudadanos rumanos que se disponían a coger un avión de regreso a su país- portaban 30 tarjetas con banda magnética, anotaciones con medidas de cajeros automáticos y numeraciones bancarias, entre otros efectos. En Rumanía los agentes del país localizaron un laboratorio de clonación de tarjetas en el domicilio de uno de los investigados. Se denomina 'skimming' al método utilizado para robar información de tarjetas bancarias mediante la instalación de dispositivos electrónicos en los cajeros automáticos. La forma más eficaz que tiene el usuario para evitarlo es tapar siempre el código de la tarjeta. Pueden clonarnos la tarjeta, pero sin el código es más difícil utilizarla.

Las pesquisas se iniciaron en mayo de 2019, cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de una organización criminal dedicada a la clonación de tarjetas y la comisión de estafas que operaba en diversos países, entre ellos España. A partir de ese momento, se inició una investigación conjunta con la Policía Judicial de Craiova (Rumanía).

Tras varias gestiones, los agentes tuvieron conocimiento de que en el mes de septiembre viajarían a España los dos presuntos cabecillas de la organización con el objetivo de instalar dispositivos de lectura en cajeros automáticos. Una vez obtenidos los datos de las tarjetas insertadas en dichos cajeros abandonaban el país con la información necesaria para clonar las tarjetas y extraer el dinero.

Cuando llegaron a España, los agentes observaron que contaban con una red de contactos en la costa de Barcelona, así como en la zona levantina (Valencia y Alicante), y detectaron que habían adquirido un billete de avión con destino a Medellín (Colombia). Gracias a la cooperación policial internacional, las fuerzas de seguridad colombianas advirtieron que los ahora detenidos habían hecho uso de las tarjetas que portaban para extraer dinero en numerosos cajeros automáticos. De allí se desplazaron a Caracas (Venezuela), donde repitieron la misma operación, y finalmente viajaron a Santo Domingo (República Dominicana), desde donde regresaron nuevamente a España.

A su regreso a nuestro país, los investigados fueron arrestados en el aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas cuando se disponían a coger un vuelo de regreso a Rumanía. En el momento de la detención, los agentes les intervinieron 30 tarjetas con banda magnética –algunas de ellas con información de terceras personas y otras con la información borrada, listas para grabar datos en su interior-. Además, les incautaron un cuaderno con anotaciones manuscritas de información bancaria y medidas de cajeros automáticos, un documento falsificado a nombre de uno de los detenidos y dinero en efectivo en moneda extranjera. La investigación sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones de otros miembros de la organización, tanto en Rumanía como en España.

Pero no solo en los cajeros automáticos nos pueden clonar la tarjeta. La técnica de 'skimming' la podemos sufrir en cualquier sitio donde paguemos a través de un terminal. Por eso otro de los consejos que los expertos siempre recomiendan es no perder nunca de vista el plástico. Porque la técnica sigue siendo la misma. Con pasar la banda magnética por un terminal adulterado ya se copian todos los datos de la tarjeta que luego se desbloquearán con tan solo introducir el código Pin. Si esto sucediera, por ejemplo, en una tienda durante despiste nuestro podría ser copiada y al introducir nuestro código daríamos toda la información necesaria para que el delincuente pueda hacer uso de nuestra tarjeta en menos de tres minutos. También es recomendable cambiar de vez en cuando el código PIN, así como no utilizar una contraseña que sea muy fácil de identificar. La fecha del cumpleaños la estamos mostrando cada vez que enseñamos el DNI. 

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING