Sigue la polémica

Simón sobre el 8M: "Si se mantienen las medidas el riesgo se reduce mucho"

"No es lo mismo estar bajo un paso de Semana Santa que en una manifestación de 500 personas que se pueden esparcir", aseguraba. Aún así, " si se pueden evitar las agrupaciones de personas mucho mejor".

La secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón y el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón,
La secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón y el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón,
EFE

Quedan nueve días para que llegue el 8-M pero como hace un año, el debate está servido. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, fue muy clara al decir que "no ha lugar" celebrar ninguna manifestación. Ayer el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, se refería al riesgo de contagio del covid en las concentraciones del Día de la Mujer y recalcaba que "depende de cómo se relacionen las personas que se manifiestan juntas" porque si se mantienen las medidas de precaución "el riesgo se reduce mucho".

"No soy experto, pero no es lo mismo estar bajo un paso de Semana Santa de 2.000 kilos que en una manifestación de 500 personas que se puede esparcir la gente y mantener las distancias", ha aseverado. En la rueda de prensa en la que ha informado de la evolución de la pandemia junto a la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, se ha referido a la autorización que daría la Delegación del Gobierno en Madrid a las manifestaciones del Día de la Mujer que no superen las 500 personas.

Según Simón, si los asistentes llevan mascarilla, tienen cuidado, guardan la distancia de seguridad y el resto de medidas de prevención, "el riesgo se reduce mucho". En cualquier caso, Simón ha señalado que "hay alternativas para satisfacer las necesidades de todos, las religiosas y las sociales", y ha hecho hincapié en que "si se pueden evitar las agrupaciones de personas mucho mejor, y desde luego, que no vaya nadie con síntomas".

El Ministerio de Igualdad aseguraba ayer que seguirá las recomendaciones de Sanidad sobre la celebración de manifestaciones, que la mayoría de partidos y gobiernos regionales abogan por conmemorar con actos compatibles con la situación sanitaria, todavía lejos de superar la tercera ola. La polémica se centra principalmente en Madrid, en donde el año pasado se celebró un multitudinario acto en los albores de la pandemia, motivo por el que la presidenta de la comunidad, Isabel Díaz Ayuso, ha criticado que el pasado 8 de marzo, "dejó de ser el Día de la Mujer y se convirtió en el día de la mujer contagiada".

"Me sorprende que quienes me piden que cierre comercios y que cierre restaurantes luego llamen a la gente a manifestarse de manera masiva en las calles", en alusión al PSOE y a Unidas Podemos. En cuanto a las reacciones a una posible convocatoria de manifestaciones en toda España, los gobiernos regionales de Castilla y León, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Galicia han hecho un llamamiento a la responsabilidad y a la prudencia y han optado por explorar otras alternativas, como campañas en redes sociales o actos simbólicos e institucionales. En el caso de algunos alcaldes, el de Zaragoza, Jorge Azcón, ha rechazado que se autoricen manifestaciones de 500 personas porque ahora "no tocan".

Mostrar comentarios