Presentan últimos hallazgos arqueológicos de la Batalla de las Naciones

  • Una muestra de restos óseos y armamento de la Batalla de las Naciones, el cruento enfrentamiento librado hace 200 años junto a la localidad alemana de Leipzig y en el que Napoleón sufrió su mayor derrota, ha sido presentada hoy en esta ciudad del este de Alemania.

Berlín, 30 mar.- Una muestra de restos óseos y armamento de la Batalla de las Naciones, el cruento enfrentamiento librado hace 200 años junto a la localidad alemana de Leipzig y en el que Napoleón sufrió su mayor derrota, ha sido presentada hoy en esta ciudad del este de Alemania.

Aún hoy, casi dos siglos después del enfrentamiento, en el que murieron unos 100.000 soldados, las excavadoras siguen desenterrando restos óseos de esa contienda.

El último hallazgo se produjo en un barrio de Leipzig durante unas obras en el recinto de un cuartel, en las que se descubrieron diez cuerpos de la batalla de 1813.

Los restos arqueológicos presentados hoy proceden de las 36 excavaciones realizadas desde 1993, entre ellos un cráneo con un agujero de bala, hallado junto a otros 95 esqueletos en el transcurso de trabajos en el centro de la ciudad.

"Con esta herida el soldado sobrevivió todavía un tiempo, pues el hueso ya había comenzado a sanar", explicó la arqueóloga Patricia de Vries.

Probablemente existan innumerables fosas comunes como ésta debajo de la ciudad, señaló el arqueólogo sajón Thomas Westphalen durante el acto de presentación, "pero los muertos eran, frecuentemente, enterrados a toda prisa sin marcar los lugares".

Según añadió, el hallazgo de restos de los uniformes y del equipamiento de los soldados son de especial interés para los historiadores, aunque precisó que este tipo de vestigios son los más difíciles de hallar.

"Después de las batallas, los supervivientes se llevaban todo lo que podía servirles: ropa, calzado, armas y munición. Lo único que quedaba eran cuerpos desnudos", explicó Gerhard Bauer, otro de los historiadores presentes en el acto.

Más de 100.000 personas murieron antes de que las tropas aliadas bajo el mando de Prusia derrotaran, en junio de 1813, al ejército napoleónico, en plena expansión imperial por Europa.

Un monumento de 91 metros de altura recuerda en Leipzig este sangriento enfrentamiento del que el año que viene se cumplen dos siglos.

Mostrar comentarios