En Gijón

Piden prisión permanente para la madre de un bebé asesinado de 53 puñaladas

Después de matarlo, y antes de que regresara su compañero sentimental, metió al bebé, unido por su cordón umbilical a la placenta, en una mochila que tiró con el cuerpo dentro en el interior de un contenedor.

La muerte de Asiah, una bebé abandonada 6 días por su madre adolescente, conmociona a Reino Unido.
©[cassinga de Getty Images] a través de Canva.com.

La Fiscalía solicita prisión permanente revisable para la acusada de matar de 53 puñaladas a su bebé recién nacido en Gijón en agosto de 2019, y cuyo cadáver fue localizado en un contenedor de basura, por un delito de asesinato con alevosía y el agravante de parentesco.

Según el escrito de conclusiones provisionales del Ministerio Público de cara al juicio con jurado previsto para el próximo 10 de mayo en la Sección Octava de la Audiencia Provincial, con sede en Gijón, la mujer dio a luz el 1 de agosto de 2019 en la vivienda donde residía con su compañero sentimental a un bebé de 2.670 gramos.

Ese mismo día, con la intención de acabar con su vida y antes de las siete de la tarde, hora a la que su compañero sentimental regresaba del trabajo, la acusada utilizó un cuchillo de cocina para asestar al bebé 53 puñaladas en distintas partes del cuerpo que le provocaron la muerte.

Después de matarlo, y antes de que regresara su compañero sentimental, metió al bebé, unido por su cordón umbilical a la placenta, en una mochila que tiró con el cuerpo dentro en el interior de un contenedor de basura situado en la misma vía donde fue localizado por un ciudadano a las 2:30 horas de la noche siguiente.

La acusada había ocultado el embarazo a su pareja y a todas sus amistades y familiares y mintió también a su pareja, y padre del bebé asesinado, cuando regresó al domicilio y le dijo que la sangre que había por distintas zonas de la casa se debía a un sangrado masivo provocado por un quiste en un ovario, una posibilidad que descartó el examen ginecológico al que fue sometida. La Fiscalía, que incide en que la acusada no padece alteración alguna de sus facultades, solicita además que indemnice con 50.000 euros al padre del bebé.

Mostrar comentarios