Miércoles, 19.06.2019 - 03:35 h

Tokio expropiará por segunda vez la casa de un mismo vecino por unas Olimpiadas

  • En las Olimpiadas de 1964, el Ayuntamiento obligó a Jinno a cambiar de residencia.
  • La inversión solo en complejos deportivos será de 4.000 millones de dólares.
Aerial Views Of Tokyo, 2020 Summer Olympic Games Host City

Cuando el pasado 7 de septiembre el Comité Olímpico Internacional eligió a Tokio como anfitriona de los Juegos Olímpicos de 2020, todo Japón celebró con alegría la 'victoria'. ¿Todo? No. Kohel Jinno, un vecino de la capital nipona, maldijo la nueva ocasión sede olímpica para la ciudad.

En 1964, Tokio fue sede de los Juegos Olímpicos por primera vez. Jinno tenía entonces 30 años y vio cómo destruían su casa y su comercio resultado de una expropiación del ayuntamiento. La razón entonces fué que era necesario espacio oara un parque deportivo que rodearía al estadio principal.

Pero 49 años después, su historia de mala suerte se repite. Cuando supo que Tokio era de nuevo la ciudad 'privilegiada' con la organización de este evento deportivo internacional, Jinno, que hoy tiene 79 años, tuvo un mal presentimiento. Y acertó.Las autoridades de la ciudad le han dicho que debe volver a mudarse.

En esta ocasión, la intención es hacer una remodelación del mismo estadio para la celebración de 2020."No quiero ver nada de las Olimpiadas. En el fondo, tengo un poco de resentimiento contra el evento", ha afirmado Jinno según recoge Japan Times.

[Te interesa: Renunciar a los Juegos es un buen negocio: cinco motivos económicos que lo avalan]

Además de Jinno, otros 200 hogares se verán afectados por los planes de ampliación en instalaciones deportivas. Muchos de esos vecinos rondan la edad de Jinno, y pese a que el ayuntamiento ofrece alternativas en edificios municipales, ninguna suele satisfacer."Es posible que vaya a un lugar donde será imposible abrir un estanco. En ese caso, perdería mi razón para vivir", asegura Jinno que vive de su pequeño local.

Otro factor a tener en cuenta es que será especialmente difícil para los mayores volver a adaptarse y estrechar relaciones. Una mudanza también conllevará perder algunas relaciones que han conseguido en su barrio."Estoy disgustado porque se va a gastar mucho dinero en la construcción de un nuevo estadio tras décadas de dedicar los impuestos al mantenimiento del viejo que sólo se ha utilizado un par de veces al año", ha criticado.

[Te interesa: Cinco diferencias reales por las que Tokio ganó a Madrid más allá del politiqueo del COI]

La capital nipona prevé gastar más de 4.000 millones de dólares para la construcción de las instalaciones olímpicas y 5.500 millones más en construir y mejorar carreteras. Entre tanto gasto destaca el estadio principal, que tendrá capacidad para 80.000 personas y tendrá un techo plegable que ha costado 1.300 millones de dólares.

Ahora en Portada 

Comentarios