Información para adelantar al virus

Médicos españoles corren para cercar al virus con una pulsera... y evitar el caos

El proyecto busca monitorizar el contagio en hospitales de todo el país. Ahora, los especialistas asumen un nuevo reto, para evitar otro colapso en la segunda oleada.

Sanitarios coronavirus hospital
Médicos españoles corren para cercar al virus con una pulsera para evitar el caos
Europa Press

El miedo a un rebrote masivo ha acelerado los protocolos y las iniciativas para cortarle el paso a la Covid. Un grupo de especialistas españoles ha acelerado para cercar al coronavirus, aunque su trabajo viene de atrás. "Esto empezó como una idea de bombero... éramos un grupo de locos que, desde el mismo 13 de marzo, tuvo claro que había que ponerse manos a la obra".El doctor Joan B Soriano, médico epidemiólogo del Servicio de Neumología del Hospital Universitario de la Princesa, vivió en su propia piel la historia de un colapso. Ahora, cuatro meses después de los momentos más duros, tiene claro que la información de calidad es la herramienta más potente para cortarle el paso al virus que ha puesto en jaque al mundo.

El mismo 14 de marzzo, cuando lo que se entendía como el día día de los españoles dio un giro de 360 grados, Soriano y un grupo de "colegas" supo que debía moverse con rapidez. Toda ventaja era poca frente a la nueva amenaza. "Durante meses empezamos a reunirnos a las siete de la mañana, antes de entrar al hospital... ponerle freno a una pandemia mundial fue la meta de un grupo de colegas de profesión...  poco a poco cristalizó en un proyecto". 

Sanitarios y mayores fueron los grandes damnificados de un escenario que llevó a los hospitales del mejor sistema sanitario mundial al colapso. "Llevo tanto tiempo en esto... hemos plantado cara a la tuberculosis y al VIH... pero nunca he visto algo parecido". Su hospital, el de La Princesa, cuenta con una capacidad de 450 camas. De un día para otro, sus muros resultaron insuficientes para enfrentar la amenaza. "Nuestro centro tiene una capacidad de 450 camas. Pronto nos encontramos con 554 ingresados... y otros 120 pacientes de la Covid, a la espera de una habitación". El colapsó derribó cualquier pared. La solidaridad entre profesionales, entre especialidades, marcó la tónica que vino a librar a un país del caos.

El proyecto original estuvo basado en un objetivo claro: evitar que el colapso en las unidades hospitalarias se repitiera... con los terribles efectos que desencadenó desde un principio. "Han pasado hasta cuatro generaciones sin un desafío tan enorme como el que ha supuesto el SARS-CoV-2". Soriano habla desde la certeza que dan los lustros en primera línea. “Cuando el sábado 14 de marzo se empezó a reunir el Think tank de AMADIICH, con compañeros de demostrada experiencia en investigación colaborativa de impacto nacional e internacional, y organizados para contribuir a atajar la actual pandemia, nos dimos cuenta de que los trabajadores de hospital eran uno de los grupos de riesgo más importante de infección". Y es que sin ellos, la victoria era solo una utopía.

Lo que empezó como un proyecto centrado en los límites de los centros hospitalarios, en el escenario actual, marcado por la certeza de una segunda oleada que, a todas luces, llegará en otoño (en el escenario más positivo de todos los que se barajan), encontró una utilidad mucho más amplia. "Pensamos en desarrollar una herramienta para monitorizar la incidencia de nuevos casos de infección dentro de los hospitales". La evolución del brote manda y, el grupo de especialistas, que pronto pasó de "cuatro gatos" (según el propio Soriano), a todo un equipo multidiscilpinar... fueron haciendo de su 'hoja de ruta', una estrategia más ambiciosa.

Pero, ¿cuál fue el proyecto original? "Un rastreador de Epidemias en el Hospital", bautizado con el nombre de •HEpiTracker, la única app de rastreo existente que incorpora a los trabajadores no sanitarios (celadores, seguridad, técnicos, cafetería, administración), que también han tenido un papel fundamental dentro del ambiente hospitalario.

El resultado de esta primera incursión, era una infografía detallada que, cada mañana, llegaba a manos de los hospitales que participaron en el proyecto, sobre el estado de su plantilla. Desde Baleares a Cataluña o Madrid. "Quisimos comprobar la fiabilidad de la App, en las regiones que contaban con una taasa de contagios elevada, intermedia y baja de Covid". La experiencia es un grado y, ahora, el equipo detrás de HEpiTracker apuesta por que el proyecto podría ser clave para evitar que la saturación domine a la Sanidad en una segunda oleada que, cada vez, parece menos futuro y más presente. 

Ejemplo de infografía en el Hospital La Princesa
Descargar

La información es poder... y el equipo del doctor Soriano ya cuenta con los 'mecenas' necesarios para ampliar la muestra que ayudará a cercar la transmisión del virus en el país. La humildad les guía. "Esto empezó como una idea de bombero.... pero el entusiasmo nos ha enseñado que no hay imposibles", asegura a La Información.

El equipo de AMADIICH ya trabaja en la herramienta que supone la evolución de HepiTracker. "Epiwrist es un epidemiólogo en su muñeca. Es un reloj que incorpora, además de a HepiTracker un monitor de tos, de actividad y de sueño, giroscopio y frecuencia cardiaca y respiratoria. Además, dará la hora. Unos ingenieros australianos están desarrollando el software y los primeros prototipos se fabricarán próximamente en China. Estamos muy agradecidos por el apoyo de Chiesi para progresar en esta iniciativa", desvela el Dr. Soriano. Soñar es más viable, cuando hay una idea y un equipo destrás de un sueño que, en el actual escenario, podría librar al país de un colapso fatal.

Mostrar comentarios