Martes, 24.10.2017 - 10:22 h

Así fue el rescate del pequeño Omran tras los bombardeos sobre Alepo

"Omran estaba ahí sin voz, con la mirada perdida. Es como si no comprendiera muy bien lo que le acababa de suceder", asegura el fotógrafo que tomó la foto.

La imagen de este pequeño de cinco años ha dado la vuelta al mundo, mostrando la devastadora situación que sufren miles de sirios en el campo de batalla que es Alepo.

Así fue el rescate del pequeño Omran tras los bombardeos sobre Alepo

La imagen de Omran, en silencio ante la barbarie, ha dado la vuelta al mundo. Sentado en la ambulancia, solo, cubierto de polvo y sangre tras los bombardeos sobre la ciudad siria Alepo, convertida desde hace muchos años en un campo de batalla.

En esa imagen Omran contempla el objetivo del fotógrafo Mahmud Rslan. "Omran estaba ahí sin voz, con la mirada perdida. Es como si no comprendiera muy bien lo que le acababa de suceder", dice este reportero, que asegura que los demás niños que sufren en la guerra "están desmayados o lloran" cuando sufren trances similares.

Omran "resume el sufrimiento de los niños de Alepo, sometidos a los bombardeos hasta en sus propias casas", apunta Rslan. Este pequeño de cinco años -los mismos que lleva su país en guerra- fue rescatado de entre los escombros de su casa el pasado miércoles, en el barrio de Qaterji.

"Oí bombardeos y me precipité hacia los lugares alcanzados", dice Mahmud Rslan. "Ya era de noche y vi un edificio totalmente derrumbado y otro que lo estaba, pero a la mitad". "Con los miembros de Defensa Civil, caminamos tratando de evitar tres cadáveres antes de entrar al edificio ... Quisimos entrar al primer piso, pero las escaleras estaban derrumbadas".

Asegura que, al estar el edificio en ese estado, tuvieron que ir a un edificio adyacente para retirar uno por uno a los miembros de la familia de Omran, sus cuatro hermanos y sus padres. Incluso tuvieron que utilizar camillas para transportar a los heridos entre los escombros.

"Cuando colocamos a Omran en la ambulancia, había luz suficiente, y entonces pude tomar las fotos". Tras ser llevado a un hospital, se supo que Omran estaba en buen estado de salud.

"Este niño, como todos los niños en Siria, son el símbolo de la inocencia. No tienen nada que ver con la guerra", dice Rslan. El sitio sobre Alepo no permite ni huir de la guerra a unos 100.000 niños, sin posibilidad de acceder a alimentos, medicinas y viviendo entre balas.

Alepo, un campo de batalla 

La guerra no da respiro en esta metrópoli del norte de Siria, en la que régimen y rebeldes se disputan el control total de la ciudad dividida desde 2012. En este terreno, que consideran vital para el desarrollo de la guerra, ambos bandos no consiguen avanzar.

El ejército multiplica sus incursiones en las zonas rebeldes para probar sus líneas defensivas y matar el mayor número posible de insurgentes, para luego retirarse y así evitar demasiadas bajas en sus filas.  Al mismo tiempo, "los aviones del régimen y rusos realizan decenas de ataques diarios sobre la provincia de Idleb y el oeste de la vecina provincia de Alepo para impedir el envío de refuerzos rebeldes al sur de Alepo", afirmó a la AFP Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Fue uno de estos ataques el que causó  el derribo de la casa de Omran. Desde el 31 de julio los bombardeos del régimen sobre los barrios del este de Alepo causaron la muerte de 146 civiles, de los cuales 22 eran niños.

Ahora en portada

Comentarios