Robinson cree que es aún pronto para saber si habrá acuerdo entre partidos

Dublín.- El líder del mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP), Peter Robinson, aseguró hoy que todavía es demasiado pronto para saber si se llegará a un acuerdo con el Sinn Fein para la devolución al Gobierno norirlandés de los poderes de Justicia e Interior.

Brown y Cowen prosiguen hoy la mediación en la crisis política de Irlanda del Norte

Dublín.- El líder del mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP), Peter Robinson, aseguró hoy que todavía es demasiado pronto para saber si se llegará a un acuerdo con el Sinn Fein para la devolución al Gobierno norirlandés de los poderes de Justicia e Interior.

Robinson, ministro principal de la autonomía -aunque apartado temporalmente de sus funciones a raíz de un escándalo-, indicó que el desacuerdo entre los dos partidos sobre este asunto ha perseguido al Ejecutivo de Belfast durante los últimos tres años, pero rechazó la existencia de una grave crisis.

No obstante, los primeros ministros del Reino Unido e Irlanda, Gordon Brown y Brian Cowen, respectivamente, permanecen desde este lunes en la provincia para continuar negociando con los partidos una salida a la parálisis política que amenaza la supervivencia del Gobierno de poder compartido entre católicos y protestantes.

Una portavoz de la oficina de Brown no aclaró hoy si el primer ministro británico pasará una noche más en la región para alargar las conversaciones, pero insistió en que ambos mandatarios están convencidos de que "se pueden lograr progresos".

"No será hasta los últimos minutos u horas -precisó Robinson- cuando se pueda tener una idea de que habrá un acuerdo. No puedo decir que vaya a haber un acuerdo, vamos a sentarnos en la mesa hasta que tengamos un acuerdo".

Según el líder unionista, el asunto de la devolución de las citadas competencias ha "distraído" a la Asamblea norirlandesa de otras cuestiones que también son importantes para la comunidad protestante de la provincia.

Además de evitar fijar una fecha para la devolución al Ejecutivo de Belfast de las responsabilidades en materia de Justicia e Interior, el DUP quiere reformar la llamada Comisión de Desfiles, creada un año antes de la firma del acuerdo de paz del Viernes Santo (1998) para supervisar y modificar las rutas de las controvertidas marchas de la Orden protestante de Orange por ciertas zonas católicas.

El Sinn Fein, antiguo brazo político del IRA, insiste en que se fije una fecha definitiva para la devolución, al tiempo que rechaza la reforma de la Comisión de Desfiles, pues aún considera que las marchas orangistas son simples actos de provocación hacia la comunidad católica-nacionalista.

Los republicanos han llegado a amenazar con retirarse del Gobierno de poder compartido, lo que convertiría la parálisis del proceso de paz en una crisis de larga duración y obligaría a convocar elecciones autonómicas anticipadas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios