Miércoles, 18.10.2017 - 15:16 h

El asma grave sigue sin tener un buen control tanto en niños como adultos, según un estudio

El asma afecta a 300 millones de personas en todo el mundo y, a pesar de los avances y tratamientos, todavía hay pacientes, tanto niños como adultos, que presentan niveles altos de enfermedad descontrolada en su forma grave, según los resultados de la encuesta 'Luchando por respirar' ('Still Fighting for Breath'), presentados durante el Congreso de la 'European Academy of Allergy and Clinical Immunology (EAACI por sus siglas en inglés) por Novartis.

El asma grave sigue sin tener un buen control tanto en niños como adultos, según un estudio

En concreto, casi la mitad (46%) de los pacientes que han participado en esta encuesta (904 en total entre Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, España y Portugal) se consideraban "controlados", frente al 6 por ciento que se señalaban como "realmente controlados", según las directrices clínicas de la Iniciativa Global para el Asma (GINA por sus siglas en inglés), unos datos que reflejan la diferencia importante que existe entre ambos grupos y que supone un factor limitante en pacientes que buscan apoyo para controlar su enfermedad.

"Los resultados de esta nueva encuesta son importantes, ya que los datos demuestran que muchos pacientes de Europa padecen la carga diaria del asma grave incontrolada. Por ello, dicha población de pacientes puede estar gravemente desatendida", ha explicado una de las autoras de la encuesta, Antonella Muraro.

Además, la profesora Muraro ha añadido que "hay que hacer más y el primer paso es salvar las distancias entre las percepciones de buen control y la realidad entre los pacientes con asma; tenemos que dedicar más esfuerzos en empoderar y educar a los que padecen asma para que luchen por mejores resultados y ayudarles a alcanzar una vida que no esté limitada por su enfermedad".

En cuanto a los ataques de asma, también llamados exacerbaciones, el estudio ha revelado que casi tres cuartos (74%) de los pacientes encuestados experimentaron un ataque lo bastante serio como para requerir tratamiento de un profesional sanitario en Urgencias, en una ambulancia o en casa; y casi un tercio (32%) experimentaron tres o más exacerbaciones durante dicho periodo de tiempo.

En esta línea, la mayoría de pacientes (54%) experimentaron recuperación de una exacerbación tras el tratamiento en 24 horas, aunque, a menudo, dichos pacientes siguieron afectados psicológicamente durante un periodo de tiempo prolongado tras la exacerbación; y casi la quinta parte (19%) declaró que los efectos persistían pasada una semana.

DIAGNÓSTICO POR MÉDICOS RESPIRATORIOS

Este estudio también ha dado a conocer datos sobre los diagnósticos, donde los participantes con asma grave han sido diagnosticados por médicos respiratorios (38%), médicos generales (33%), alergólogos (23%) y pediatras (5%).

De media, a los adultos se les diagnosticó la enfermedad hace 15 años, a los adolescentes hace siete años y a los pediátricos hace tres años. Según la opinión de los pacientes, el 49 por ciento consideraba que tenían asma no alérgica (no se realizaron más pruebas).

Ahora en portada

Comentarios