Domingo, 19.11.2017 - 11:45 h

Hasta un 35% de los pacientes presentan infección bronquial crónica por 'pseudomonas aeruginosa', según un experto

Entre un 25 por ciento y un 35 por ciento de los pacientes, "independientemente de su lugar de origen, muestra infección bronquial crónica por 'pseudomonas aeruginosa' (PA)", según ha declarado el director del Programa Integrado de Investigación (PII) de Bronquiectasias de SEPAR, Miguel Ángel Martínez-García.

Asimismo, el especialista ha presentado los primeros resultados del Registro Español Informatizado de Pacientes con Bronquiectasias (RIBRON, por sus siglas en inglés), en los que se ha mostrado las características descriptivas de los primeros 1.200 pacientes y la comparación de las mismas con las de otros registros de esta patología como IRIDE, Italia, o PROGNOSIS, Alemania.

En este sentido, hay que señalar que "el grado de utilización de la antibioterapia inhalada es sustancialmente mayor que la observada en otros países". También, entre los datos destaca el uso de esteroides inhalados tratamiento que solo debería de ser utilizado en situaciones específicas por sus efectos deletéreos.

De igual modo, en dichos resultados se ha recalcado la heterogeneidad en cuanto a las características basales y de seguimiento de los pacientes según su origen geográfico en diferentes aspectos.

Algunas de ellas son la progresiva mayor edad al diagnóstico; la elevada colonización por micobacterias atípicas en Norteamérica; el amplio rango en el porcentaje de BQ consideradas como idiopáticas; o la creciente asociación con otras patologías de la vía aérea como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y el asma, en especial en sus formas graves.

INNOVACIONES DEL RIBRON

El registro espera alcanzar datos correspondientes a más de 2.000 pacientes durante el año próximo. Asimismo, incluye datos generales de etiología, clínica, microbiología, función pulmonar, radiología, analítica, nutrición, tratamiento, comorbilidades, complicaciones y pronóstico.

Las variables se registran periódicamente con un mínimo anual siguiendo las directrices consensuadas en la normativa SEPAR de bronquiectasias.

La confidencialidad de los datos del paciente, médico y hospital están protegidos antes de su envío mediante la asignación de un número de estudio único para cada paciente, y la supresión o codificación de cualquier otra información que pudiese identificar persona o centro hospitalario.

Ahora en portada

Comentarios