Miércoles, 22.11.2017 - 10:37 h

LA UNIVERSIDAD MENÉNDEZ PELAYO DEBATE SOBRE EL PAPEL QUE JUEGAN LAS DIFERENCIAS DE GÉNERO EN EL ENVEJECIMIENTO

La profesora de investigación del CSIC María Ángeles Durán ha moderado una mesa redonda en la que se ha debatido el papel que juegan las diferencias de género en cuanto al envejecimiento de la población, en el marco del encuentro 'Investigación interdisciplinar sobre envejecimiento: el ritmo de la senectud', organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.
La profesora de la Universidad de Valencia Consuelo Borrás; la profesora de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) María Victoria Zunzunegui; la catedrática de la Universidad de Barcelona María Mercedes Ayuso, y la directora de Promoción del Salud de la Agenda de Salud Pública de Barcelona, Lucía Artazcoz, han compartido experiencias y conocimientos en los ámbitos biológicos, sociales y culturales ligados al envejecimiento.
En su intervención, Borrás se ha centrado en analizar las diferencias de longevidad entre hombres y mujeres desde el punto de vista de la biología y la genética. De esta forma, explicó cómo diferentes estudios científicos con ratas de laboratorio han demostrado que el estradiol, hormona sexual femenina, actúa como antioxidante: “Con la misma edad temporal, las hembras demostraban una menor edad genética”, remarcó.
Para Borrás, cada vez se tienen más en cuenta las diferencias de género debido a que “hombres y mujeres no son iguales en cuanto a la trayectoria de envejecimiento, la prevalencia de fragilidad o la protección respecto a algunas enfermedades”.
Por su parte, Zunzunegui aseguró que, además de los genéticos, existen otros factores que explican las diferencias entre el envejecimiento de hombres y mujeres. “Desde la violencia de género, las pensiones, la atención a familiares, o incluso los cuidados médicos, son distintos según el género de la persona”, aseguró la profesora de la ISCIII, que explicó que “mientras que en los hombres no tiene un impacto importante, se ha demostrado que las mujeres con muchas amigas viven más años que aquellas con pocas relaciones sociales”.
Asimismo, Ayuso centró su intervención en exponer las diferencias del sistema de pensiones para hombres y para mujeres y destacó que “la disparidad en el sistema de pensiones viene provocada por la desigual trayectoria en la vida laboral de hombres y mujeres”.
Por último, Artazcoz, afirmó que las amas de casa que se dedican en exclusiva al cuidado del hogar y sus familias corren el riesgo de tener más problemas de salud que aquellas que también trabajan fuera de casa, “puesto que disfrutan de un menor estatus social y de una vida social más limitada”.

Ahora en portada

Comentarios