Sánchez Rubio informa en Bruselas sobre las propuestas andaluzas en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género

EUROPA PRESS
EUROPA PRESS

La consejera de Igualdad y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, se ha reunido este miércoles en Bruselas con el Director General de Justicia de la Comisión Europea, Francisco Fonseca. Durante el encuentro, ambos han abordado la propuesta andaluza de Pacto de Estado contra la Violencia de Género, que cuenta ya con el apoyo de todos los sectores sociales andaluces y que contempla medidas que adecuarán toda la normativa y el sistema estatal al Convenio europeo de Estambul.

Así, según ha explicado la consejera, la propuesta andaluza incluye medidas como la ampliación del concepto a todas las formas de violencia contra las mujeres; la integración de la perspectiva de género en todas las etapas de la enseñanza; la retirada del régimen de visitas para los maltratadores; o la formación especializada y obligatoria de profesionales de la educación, la justicia, la salud, la comunicación y las fuerzas de seguridad, entre otras.

Además, según una nota de prensa, durante el encuentro también se ha abordado la situación de doble vulnerabilidad de algunos grupos de mujeres, como las gitanas, que al riesgo de sufrir violencia machista por el mero hecho de ser mujeres se le añade el riesgo de exclusión social por ser de etnia gitana. En este sentido, la consejera ha señalado que los servicios andaluces de atención a las víctimas cuentan con equipos multidisciplinares que tienen en cuenta las particularidades culturales, familiares y socioeconómicas de cada víctima, de modo que la atención sea integral y personalizada.

Finalmente, la consejera ha recordado que el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) cuenta con la publicación 'Estrategias de Cooperación con las Mujeres Gitanas', una guía elaborada en colaboración con la Federación Andaluza de Mujeres Gitanas (Fakali), que tiene como objetivo ofrecer una herramienta de trabajo a las personas profesionales de la administración pública que trabajan con este sector de población femenina para contribuir a su entendimiento y mejorar su atención teniendo en cuenta su diversidad cultural.

La guía, publicada en 2012, fomenta el desarrollo de la mujer gitana tanto en la sociedad como en la propia comunidad romaní. Para ello, la publicación, que incorpora un análisis sociocultural, histórico y normativo, aporta como principal contenido una guía de buenas prácticas con herramientas de intervención que faciliten el trabajo a través de un mejor conocimiento y un feedback continuo.

Mostrar comentarios