Se cumplen tres décadas desde que el sida es sida

  • El 18 de junio de 1981 varios doctores de San Francisco reconocieron formalmente la epidemia de una enfermedad que con el tiempo recibiría el nombre de sida y que en un primer momento se asoció a los homosexuales. Tres décadas después, en el primer mundo estar infectado de sida ya no significa una muerte segura, pero en África apenas han cambiado las cosas.
Luis M. García

Hoy hace 30 años. El 18 de junio de 1981, en San Francisco (California), varios profesionales médicos, con el doctor Michael Gottlieb a la cabeza, reconocieron formalmente la epidemia del sida.

Fue entonces, hace tres décadas, cuando una entidad médica, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Preventive, CDC) convocaron una rueda de prensa para describir cinco casos de neumonía por Pneumocystis carinii en la ciudad de Los Ángeles. Poco después, se dieron varios casos de Sarcoma de Kaposi, un tipo de cáncer de piel, en la ciudad de San Francisco.

Los médicos conocían ambas enfermedades, pero no la aparición conjunta de ambas, hecho que les sorprendió especialmente, sobre todo porque la mayoría de los casos correspondía a homosexuales activos que, por otra parte, sufrían algún otro tipo de enfermedad crónica.

Casi todos ellos murieron en pocos meses.Entonces no se hablaba de sida, sino de la peste rosa, en teoría por ser el color de las manchas que aparecían en los cuerpos de quienes sufrían la dolencia, aunque hay quienes afirman también que el sobrenombre de rosa atendía a la condiciones de homosexuales de los enfermos.

Pero no se abandonaría pronto la creencia de que la enfermedad sólo afectaba a los gays, pese a que comenzaron a darse casos también entre quienes se inyectaban drogas, receptores de tranfusiones y, sorprendentemente, entre la comunidad haitiana de EEUU.

De hecho, tanto las comunidad católicas más radicales de EEUU como la musulmana comenzaron a tachar de castigo divino a la enfermedad, al afectar a homosexuales y drogadictos, dos colectivos repudiados públicamente por ellos.

Un año después, la enfermedad ya tenía oficialmente nombre propio Acquired Immune, Deficiency Syndrome (AIDS) -Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA)-, aunque apenas se conocía nada sobre ella y quienes la adquirían parecían condenados a una muerte segura en breve plazo.

Se comenzaron a investigar las causas. Se habló de un consumo excesivo de drogas como causa de la enfermedad, pero también, incluso, de que la alta actividad sexual con diferentes parejas producía la enfermedad entre los homosexuales. Se habló de que el causante era el sexo anal sin tapujo alguno.

En 1984, los científicos franceses del Instituto Pasteur Françoise Barré Sinoussi y Luc Montagnier lograron aislar el virus del sida y purificarlo, lo que les valdría que 14 años después, en 2008, se les otorgase el Premio Nobel de manera conjunta como descubridores del virus.

Ya en 1986, la enfermedad fue denominada virus de inmunodeficiencia humana, VIH, y se desarrolló un anticuerpo y poco después una vacuna.Por entonces, aún no se sabía cómo se transmitía la enfermedad y quienes la padecían eran tratados como si fueran leprosos, eran rechazados por sus familias y su entorno e incluso se les impedía acceder a trabajos o a centros de enseñanza en el caso de los niños y adolescentes.

Pero lo cierto es que la propagación se dio sobre todo entre los gays porque la mayoría no utilizaba condón, así de simple, ya que se consideraba un método únicamente anticonceptivo, no preventivo.

Más tarde se probaría en África, el continente actualmente más afectado por la enfermedad, que la mayoría de los contagios se producían entre heterosexuales.De hecho, que en los primeros años se asociara el sida casi únicamente a los homosexuales contribuyó a su propagación por el mundo.

En la actualidad, la enfermedad sigue siendo causa de muerte, aunque siendo tratada con antirretrovirales, quienes la padecen pueden llevar una vida normal. Eso, sí, estos antirretrovirales están al alcance de los ciudadanos de los países desarrollados y no de los tercer mundo.

En 2007, la Agencia Europea de Medicamentos autorizó el fármaco Atripla, que combina tres de los antirretrovirales más usados en una única pastilla.

Síntomas

El virus de inmuno deficiencia humana (VIH) ataca directamente a las defensas del cuerpo, debilitando el sistema inmunitario hasta convertirlo en vulnerable a gran número de infecciones, mientras que el sida es la manifestación de laúltima etapa del VIH, que se convierte en síndrome de inmuno deficiencia adquirida y este diagnóstico puede tardar más de diez años en producirse.El sida afecta a los humanos infectados por VIH y se manifiesta cuando alguien no es capaz de dar una respuesta inmune contra las infecciones. La gente no muere de sida, sino porque la enfermedad provoca que sean incapaces de atajar alguna otra enfermedad adquiroda.

No todos los pacientes infectados con el virus VIH tienen sida.A los infectados por VIH se les denomina seropositivos o VIH poritivos, mientras que a quienes no lo están se les denomina seronegativos o VIH negativos.

La mayoría de los seropositivos ni siquiera saben que lo son.No es lo mismo estar infectado por VIH (seropositivo) que padecer sida. Cuando un infectado por VIH desarrolla el sida se debe a que su nivel de linfocitos CD4, las células que ataca el virus, desciende por debajo de 200 células por milímetro de sangre, siendo los glóbulos blancos y los anticuerpos incapaces de atajar la enfermedad.

El VIH se transmite por la sangre, el semen, la leche materna y los fluídos vaginales y es capaz incluso de infectar células cerebrales, causando afecciones neurológicas, y se multiplica tras la fase aguda primaria de la infección. Al debilitarse las defensas, se desarrollan con facilidad infecciones causadas por hongos, bacterias y virus.

Dos mundos

La pandemia actual de sida se originó en el centro de África, pero pasó desapercibida hasta que no empezó a afectar a los países del primer mundo. Primero se desarrolló en los primates africanos y posteriormente pasó a los humanos, pero la primera muestra humana que contiene VIH fue tomada a un marinero británico que la contrajo en la República Democrática del Congo nada menos que en 1959. Esto, evidentemente, se ha conocido décadas más tarde.

En 1969 y 1976 se encontró VIH en otros dos marineros más, el primero estadounidense y el segundo noruego. Ambos habían estado en África y los dos habían requerido los servicios de prostitutas allí.

En África, en algunos países más de un cuarto de la población adulta es VIH-positiva. En Botsuana, por ejemplo, el índice llegaba al 35,8% hace una década.

En un comunicado difundido esta semana con motivo del XXI Día del Niño Africano, UNICEF recordaba que "en el África subsahariana unos 50 millones de niños han perdido a uno o a sus dos padres, y al menos 15 millones de ellos por culpa del sida ".

Además, ya no hay distinción por sexos. Según el Fondo de las Naciones Unidas para las Mujeres (UNIFEM), a pesar de que la infección del VIH comenzó concentrándose básicamente en hombres, a día de hoy, las mujeres suponen el 50% de las personas infectadas con el VIH.

Mostrar comentarios