Viernes, 06.12.2019 - 01:01 h
Condena de  13 años de cárcel

Mata a su amigo y lo disuelve en ácido en Illescas tras una discusión por dinero

Primero intentó ocultar el cuerpo en su casa, después en un foso y finalmente lo disolvió en ácido. Ha llegado a un acuerdo con fiscalía.

Buscan en la casa de Illescas
Buscan en la casa de Illescas / Policía

El jurado popular ha declarado por unanimidad a A.A.D. culpable del homicidio de Cándido E.L. el 4 de septiembre de 2015 en la localidad toledana de Illescas, cuyo cuerpo intentó ocultar en un congelador en su casa, después en un foso en el jardín y finalmente lo disolvió en ácido tras dispararle en tres ocasiones en un garaje donde se citó. Ambos colaboraban en el tráfico de drogas. En un principio se pensó que 'El Candy' había desaparecido de forma voluntaria, pero nuevos indicios llevaron a la Policia a apuntar a que la desaparición pudo estar relacionada con una deuda de estupefacientes entre ambos.

Instantes antes de la celebración este lunes del juicio en la Audiencia Provincial de Toledo, el abogado del procesado ha dado a conocer el acuerdo al que ha llegado con el Ministerio Público y con la acusación particular, por el cual se fija la pena para A.A.D. en 13 años y tres meses de prisión por homicidio y tenencia ilícita de armas.

"Una pena muy grave con un cumplimiento de prisión importante", ha considerado el letrado, quien ha resaltado que, tras su detención en mayo de 2017, el acusado reconoció los hechos ante la Policía, colaboró con los agentes y "dio todos los detalles". A.A.D. ha reconocido que cometió el homicidio y ha sostenido que mantenía una relación de amistad con C.E.L. y que lo que motivó los hechos juzgados es una discusión "por el dinero que faltaba".

Pistola encontrada en el coche
Pistola encontrada en el coche / Policía

En un minucioso registro realizado en 1995 en el domicilio del ahora autor material se hallaron enterrados en el jardín restos de la ropa de la víctima, un hueso y un hacha. Tras ocultar el cadáver varios días en un arcón congelador, lo enterró en su jardín. No obstante, y dado que no se fiaba de su propio entorno, meses más tarde lo sacó de allí y lo metió en un barril con una mezcla de sosa caústica, amoníaco y ácido. Una vez deshecho el cuerpo, arrojó la mezcla en diversos caminos de tierra. También hallaron en su vehículo 40 gramos de cocaína y un revólver oculto en una 'caleta' realizada en el turismo.

Además del ahora condenado como responsable material, fueron detenidas otras dos personas en calidad de cómplices: su pareja sentimental y un amigo. El segundo presenció el asesinato y la mujer estaba en la vivienda cuando sucedió todo, pero en otra habitación. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING