Thiéry llega a España con una novela negra mezcla de ficción y realidad

  • María Matos Elices.

María Matos Elices.

Madrid, 30 ene.- "Hay casos que te arruinan la vida..., como un clavo que un bromista maléfico se divirtiera en toquetear a intervalos regulares". Así comienza "Clavos en el corazón", primer libro traducido al español de Danielle Thiéry, antigua policía, a la que la literatura le ayuda a eliminar esos "clavos".

Primera mujer en ser comandante de División en Francia, Thiéry, con más de 20 libros publicados hasta ahora, "vuelca todo" de sí misma en sus obras, ha comentado hoy en una entrevista a Efe.

"Clavos en el corazón" es una mezcla de ficción y realidad, una novela negra protagonizada por Revel, "un comandante que murió de cáncer de pulmón y que tenía ese rasgo de no dejar ningún cabo suelto", explica.

El comandante de la novela no pudo resolver la muerte de una anciana pareja y la desaparición de su mujer Marieke esa misma noche, dos casos inconexos que frustran a Revel y le hacen obviar sus problemas de salud y la atención de su hija adolescente, Léa.

Su equipo, que cuenta solo con la presencia de una mujer, Sonia Bréton, debe enfrentarse al asesinato de una estrella del pop en decadencia, mientras él reabre ese su "clavo" al descubrir posibles pruebas nuevas.

"El caso policiaco es real, pero todo lo personal que rodea a los personajes y la desaparición de la esposa, me lo inventé", subraya Thiéry, que se basó en aspectos de la sociedad o de su vida privada para adornar los personajes.

A pesar del protagonismo masculino, los personajes femeninos, en especial, Marieke, Léa, Sonia Bréton y su amante, Marlène, son la clave de la vida de Revel y de la resolución de los asesinatos.

El comandante representa a uno de tantos hombres que "se ven obligados a crear a sus hijos solos" y se enfrenta a una "problemática muy femenina", la anorexia, que la autora "ha vivido personalmente".

Por otra parte, Sonia es "un reflejo de la realidad, porque en Francia un 25 % del cuerpo policial son mujeres".

La vocación de Thiéry por las novelas policíacas viene de cuando era pequeña: "Me gustaba el ambiente de esos libros, pero no había puestos para mujeres en los cuerpos de seguridad", explica.

"Buscaba una ocupación que me permitiese ayudar a los demás, sobre todo a los niños", continua.

La primera plaza para una mujer en la policía de Francia salió en 1968, cuando tenía 20 años, y, aunque su reacción inicial fue de sorpresa, descubrió que el puesto reunía sus tres "aspiraciones": "Ayudar a los demás, ocuparse de los niños y revivir el ambiente que tanto me gustaba de las novelas policíacas".

Su vocación de escritora también le viene de la infancia, pero su "absorbente" profesión le impidió desarrollarla, hasta que un productor le propuso escribir el guión para una serie de televisión en el momento de su "consagración profesional" en el cuerpo.

"Fue como un clic que me dio el pistoletazo de salida para ponerme a escribir", comenta.

Así nació la serie "Quai número 1", que se desarrolló en paralelo a su primera novela, "La Petite Fille de Marie Gare", una "autobiografía escrita en primera persona", donde "explica sus inicios como policía" y narra la historia de su abuela.

La novela, que se ha convertido en una saga de libros, está protagonizada por Edwige Marion, su álter ego, ya que Thiéry no podía hablar de su vida perteneciendo aún al cuerpo policial.

Dentro de dos meses, la escritora publicará un nuevo ejemplar de la saga, cuya traducción al castellano sería "Intercambio", en el cual Marion debe resolver "una serie de crímenes de niños asesinados de una forma extraña", mientras "se recupera del disparo que recibió en el anterior volumen".

Mostrar comentarios