Domingo, 05.04.2020 - 04:11 h
A mediados de febrero

¡Vente a Alemania, Pepe! Los bávaros vuelven a Cabra a por más conductores

La empresa B-Bus Gruppe volverá por cuarta vez a Cabra para seguir fichando conductores de autobús para cubrir sus líneas. 

Autbús de la autoescuela Acción
La autoescuela Acción de Cabra ha comprado ya su segundo autobús. / Cedida

José Joaquín Caballero podría ser el director de la segunda parte de la película 'Vente a Alemania Pepe' -con una trama más gratificante para los españoles que buscan trabajo en el país germano-. En la vida real está al frente de la autoescuela Acción en la localidad cordobesa de Cabra, donde a mediados de febrero regresará por cuarta vez la empresa alemana B-Bus Gruppe para realizar una nueva tanda de entrevistas de trabajo que abren la puerta a una oferta laboral que ni el propio Caballero se creía al principio: contrato fijo, sueldo de 1.600 euros netos y la formación para aprobar el carné de chófer de autobús gratuita. Sólo hay una condición: trabajar en Alemania.

Una treintena de sus estudiantes ya viven en Gemünden y están al volante de autobuses de línea de la compañía. Ahora se harán otras 100 entrevistas de las que saldrá otra treintena de elegidos para dejarlo todo sin mirar atrás en busca de un trabajo que en España no encuentran. "Pienso jubilarme allí", asegura José Luis, un panadero de Vitoria que tardó lo mismo en colgar el delantal y poner rumbo a Cabra que Sandra, una viguesa que se hizo 900 kilómetros en coche sola únicamente para entregar el curriculum. Ambos son conscientes de que su vida ahora mismo es muy similar a la de ese Pepe (Alfredo Landa) que en la ficción, imitando a su vecino, busca riqueza en Alemania.

Parece que las penurias que pasa ese personaje de ficción, que empieza a las cinco de la mañana limpiando cristales y concluye a las doce de la noche pegando carteles, no es, ni mucho menos, lo que les espera a ellos. Esas son las noticias que llegan de los anteriores alumnos de la autoescuela que ya están cubriendo líneas como la que va desde Simmern a Rheinböllen. Al llegar a su destino les garantizan que tendrán durante tres meses alojamiento gratis en un hotel y que en menos de 24 horas tendrán un contrato fijo firmado y guardado en el bolsillo. Pero hasta llegar ahí, toca estudiar.

Para la nueva tanda de entrevistas que harán los alemanes la ciudad elegida para saber quiénes serán los nuevos alumnos será Cordoba "por la fácil comunicación que tiene" porque no sólo de los vecinos de Cabra y alrededores se benefician de esta oferta. País Vasco, Galicia, Sevilla, Málaga, Huelva Baleares... "incluso de Alemania ha llegado un alumno para aprobar el carné y luego volver a su país con trabajo fijo". Normal si tenemos en cuenta que un carné para poder ponerse al volante de un autobús con pasajeros allí puede costar entre los "8.000 y 10.000 euros y aquí se queda entre 1.200 y 1.500 euros". 

Los curriculums no paran de entrar en la cuenta de correo de la autoescuela. "Tenemos unos 1.500", asegura Caballero a La Información. Algunos son fichados directamente "sobre todo si ya tienen el carné de camión" para hacer el curso, pero otros requieren de una entrevista personal que es la que hacen los trabajadores de la empresa alemana en una jornada maratoniana en la que en esta ocasión -ya es la cuarta- hasta 100 personas intentarán ser uno de los elegidos. En todo el proceso ficharán 500 personas. Lo que ninguno tiene es formación en alemán, pero para eso la empresa hace coincidir las clases del práctico con un curso intensivo para que lleguen con nociones para defenderse. 

¿Y por qué los alemanes se fijaron en Cabra? Cuando estudiaron todos los aspirantes a formar parte de su plantilla de chóferes vieron que muchos "procedían de la zona de Córdoba". Cuenta Caballero que algún caso se ha dado de alguien que ha empezado a "hacer el curso y en cuestión de dos días lo ha dejado porque le ha salido una oferta de empleo aquí en España o porque ha empezado a trabajar en el campo", pero son los menos. Es quizá por eso por lo que ahora para empezar a hacer el curso una vez se es seleccionado "hay que pagar una fianza que puede oscilar entre 200 euros y 500 euros según cada caso". Luego ese dinero asegura el director de esta autoescuela "se reembolsa". 

Durante las pasadas navidades Caballero y sus cinco hermanos hablaron poco de trabajo -los padres tenían una autoescuela y tres de los hijos han seguido sus pasos- pero todos tienen claro que no les ha tocado el Gordo como algunos les han llegado a decir "porque hay que trabajar mucho". E invertir. Este vecino de Cabra solo tenía un autobús en su autoescuela porque al año, como mucho, eran seis los alumnos los que se apuntaban a esas clases. Ahora "el trabajo de tres años se lo doy en un mes". Alguna vez ha tenido que arreglar la puerta "de tanto usarlo" y ya está pensando en comprar el tercer autobús a la espera de que le entreguen el recién comprado segundo al que le están poniendo los pedales "en el asiento del copiloto".  

En ese autobús se subirá en breve el marido de Eva Moreno, la joven cordobesa de 33 años que ya está al volante de un autobús en Alemania. Ella fue la primera en apuntarse a esta oferta cansada de enganchar trabajos con los que no llegaba a ganar 1.000 euros. El reciente marido, -se casaron hace unas semanas- le siguió los pasos.  Antes Caballero volverá a recibir a los directivos de esta empresa alemana que ha originado que se acaben los cursos de alemán que por cinco euros vendían en el Lidl de Cabra "y los alrededores". 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING