Ucrania contesta a Pedraz que no investiga muerte de cámara en ataque a Couso

  • Las autoridades ucranianas han contestado al juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz que no ha abierto ninguna investigación por la muerte del cámara de ese país Taras Protsyuk el 8 de abril de 2003 en Bagdad (Irak) en el ataque en el que también falleció el reportero español José Couso.

Madrid, 19 sep.- Las autoridades ucranianas han contestado al juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz que no ha abierto ninguna investigación por la muerte del cámara de ese país Taras Protsyuk el 8 de abril de 2003 en Bagdad (Irak) en el ataque en el que también falleció el reportero español José Couso.

Pedraz le había preguntado en junio a la justicia ucraniana si investiga la muerte de Protsyuk, cámara de la agencia británica Reuters, recordando a ese país que ratificó el IV Convenio de Ginebra sobre protección de personas civiles en tiempo de guerra.

Sin embargo, según han explicado a Efe fuentes jurídicas, las autoridades ucranianas han informado al juez español de que no han abierto ninguna diligencia sobre la muerte del periodista.

Pedraz sigue investigando la muerte de Couso en un ataque de las fuerzas norteamericanas de acuerdo al principio de justicia universal, después de que el pleno de la Audiencia Nacional le autorizara a hacerlo a pesar de la reforma que limita ese principio aprobada recientemente por el Congreso.

El juez pretendía unir a la causa los posibles nuevos elementos de investigación que tuviera Ucrania, así como ofrecía a las autoridades de ese país remitirles una copia de todo lo que ha investigado respecto a la muerte del cámara español.

Protsyuk, de 35 años y muy conocido en los círculos periodísticos de los países del espacio postsoviético, había trabajado desde 1993 como corresponsal de guerra en los conflictos armados de Chechenia, Bosnia, Kosovo y Afganistán, entre otros.

El cámara ucraniano y Couso murieron por el disparo de un tanque estadounidense contra el hotel Palestina de Bagdad, a pesar de que el mando militar sabía que allí se alojaba la prensa internacional. Otros tres periodistas resultaron heridos.

El Pentágono dijo que la unidad del tanque que lanzó el proyectil actuó en "defensa propia", después de ser tiroteada desde el hotel, versión rechazada por los periodistas que vivían en el Palestina y por organizaciones periodísticas, que califican el ataque a los periodistas como crimen de guerra.

Mostrar comentarios