Viernes, 06.12.2019 - 21:12 h
20 días sin noticias de la joven

Desaparición de Marta: el hombre con el que se citó estuvo en prisión en Italia

La Guardia Civil busca en simas y pozos cualquier indicio que ayude a dar con su paradero. La familia parece perder la esperanza.

La UCO inspecciona la vivienda en la que Marta Calvo envió un mensaje por última vez
La UCO inspecciona la vivienda en la que Marta Calvo envió un mensaje por última vez / EFE

La familia va perdiendo la esperanza mientras la Guardia Civil sigue preguntando casa por casa por algún detalle que ayude a dar con el paradero de Marta Calvo, la joven que lleva 20 días desaparecida desde que quedara con un hombre en una casa en la localidad valenciana de Manuel, que también está en paradero desconocido. Antes de entrar esa noche del pasado 7 de noviembre en la vivienda, envió a su madre su ubicación, quizá como una medida de seguridad. No volvió a conectarse al móvil. Y nadie la ha vuelto a ver. 

Dos días después de que Marta no cogiera el teléfono su madre se acercó hasta esa vivienda. Le abrió la puerta el ahora sospechoso que busca la Guardia Civil y cuyos antecedentes relatan que estuvo en prisión en Italia por narcotráfico. Quizá por eso no alquiló esa vivienda a su nombre, sino al de su madre, que cada mes pagaba algo más de 200 euros, según adelanta 'Espejo Público'.

Este miércoles también se ha conocido que el sospechoso, un hombre moreno no muy alto con gafas negras y barba incipiente, dejó el vehículo en el que habría llevado a Marta hasta esa localidad desde Valencia porque según sus abuelos la joven no tenía ni coche ni siquiera carné. El coche ha sido localizado en la casa de un amigo de este hombre de nacionalidad colombiana al que supuestamente le habría pedido que lo llevara al desguace. Su inspección junto a la vivienda es ahora el foco de una investigación en la que también se han revisado todas las cámaras de seguridad por las que hubieran pasado, así como el posicionamiento de ambos móviles en busca de cualquier indicio.

Una veintena de agentes de la Guardia Civil han acordonado la calle  y llevan desde el martes por la noche investigando en la casa donde residía el sospechoso: una planta baja con un primer piso en el que estaba alquilado y que, según varios vecinos, se le acumuló el correo en la puerta durante varios días. Dos días después de la desaparición de Marta Calvo, su madre preguntó a los vecinos si la habían visto en esa casa, ya que esa era la ubicación que había recibido de su hija el día de su desaparición a través de Whatsapp. No obstante, los vecinos no conocían personalmente al sospechoso, todos coinciden en que "se le veía poco" y "no se sabía nada de su vida personal".

La zona donde vivía él es una calle pequeña situada a las afueras de este pueblo, donde viven pocos vecinos, y tras las casas hay una colina que es la zona donde agentes de la Guardia Civil, apoyados por perros especializados en la búsqueda de personas, llevan a cabo las batidas, sobre todo en pozos y en simas. Los vecinos han insistido a la agencia Efe en que no saben el aspecto del sospechoso ya que lo habrán visto "dos veces y de noche", pero han confirmado que la última vez que lo vieron fue dos días antes de que fuera la madre a preguntar, coincidiendo con el día que desapareció Marta.

El delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, ha informado de que se está analizando el coche del sospechoso después de que éste intentara desguazarlo, y ha augurado que hay que estar preparados para un desenlace "duro" de este caso. Los amigos que la conocen ya han relatado que Marta en algún momento sí que habría desaparecido desconectando el móvil uno o dos días, pero nunca tanto. Su abuelo se teme lo peor mientras su abuela, al conocer que en el primer registro de la vivienda en la que se la sitúa por última vez desprendía un fuerte olor a limpieza con lejía, rompió a llorar. 

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING