Un experto español ve en 'Sandy' una amenaza de subida del nivel del mar

  • Las mareas de tempestad -subidas del nivel del mar- y el lento desplazamiento de "Sandy" son las principales amenazas del huracán que afecta a la zona este de EEUU, según el meteorólogo español Ángel Rivera.

Madrid, 29 oct.- Las mareas de tempestad -subidas del nivel del mar- y el lento desplazamiento de "Sandy" son las principales amenazas del huracán que afecta a la zona este de EEUU, según el meteorólogo español Ángel Rivera.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos ha advertido hoy que "Sandy", situado a unos 760 kilómetros de Nueva York, puede causar una subida del nivel del agua en zonas bajas de esa ciudad de más de tres metros.

En declaraciones a Efe, Rivera recordó que "Sandy" tiene categoría 1 (Katrina fue de clase 5), por lo que ni los vientos son muy fuertes ni las lluvias demasiado intensas, pero "lo que más preocupa son las mareas de tempestad porque son costas muy bajas".

Las mareas de tempestad consisten en subidas del nivel del mar causadas por la acción conjunta del oleaje generado por el viento, los acusados descensos de presión y las mareas astronómicas.

Según Rivera, las autoridades estadounidenses están actuando correctamente y no han subestimado el peligro, ya que "se pueden producir bastantes e importantes problemas".

Otra de las singularidades que citó del huracán es su tamaño -"está batiendo récords"-, pues su círculo o diámetro de acción de vientos es el más grande de los observados nunca en estas áreas y, además, tiene una de las presiones más bajas en la zona este norteamericana, en torno a 947 milibares.

Junto a los oleajes, el experto español destacó la preocupación de los meteorólogos en torno a la lentitud de su desplazamiento sobre lugares habitados.

En general, los huracanes recorren la costa virando hacia el este (hacia el mar), mientras que "Sandy" viaja "un poco" hacia el noroeste y luego hacia el oeste, por lo que se prevé que como mínimo afecte al área hasta el miércoles próximo.

"Se queda un poco lento en la zona; primero entra en tierra y luego tiene que salir, es distinto que si estuviera girando ya hacia el Atlántico", detalló Ángel Rivera.

A partir del miércoles, el huracán se trasladará hacia las costas de Canadá, continuará hacia el norte y luego hacia el noroeste, convirtiéndose en una borrasca "normal".

Antes de tocar la costa norteamericana, el huracán pasó por Haití, donde causó al menos 51 muertes y quince desaparecidos, además de incontables daños a la agricultura, carreteras, puentes y acueductos.

A su paso por Cuba, originó también cuantiosas pérdidas económicas.

Mostrar comentarios