Domingo, 19.11.2017 - 06:14 h

Un limpiatumbas: "El enterrador lo tiene mucho peor que yo"

Juan Pedro Medinas, creador de la empresa "Eternalia" dedicada a la limpieza, decoración y reparación de tumbas, asegura que el día de todos los Santos, no da abasto de trabajo.

Cementerio de Abarán con toldos en los panteones (Eternalia | flickr)

Mercedes está de compras por Madrid cuando recibe un SMS con la foto de la tumba de su padre y el texto: "Limpieza realizada". El emisor es Juan Pedro que se encuentra en el cementerio de Cartagena sacando brillo a varias sepulturas. Él no es familiar de ninguno de los que allí descansan, ni siquiera es un antiguo amigo de Mercedes, Juan Pedro es un limpiatumbas.

"Hay mucha gente que me contrata porque no se ven en un cementerio un día cualquiera, sobre todo en invierno que no hay casi gente, hay muchos que tienen hasta pánico", afirma, "a mí no me da demasiado respeto el tema. El enterrador lo tiene mucho peor que yo porque trata con cuerpos. Al fin y al cabo, yo estoy limpiando superficies: mármol, granito, puertas..."

Fue en la fiesta de todos los Santos del año pasado cuando Juan Pedro Medinas descubrió este nicho de mercado: "Estábamos paseando por el cementerio cuando vimos la cantidad de gente que había y nos preguntamos si habría alguien que fuese ahí a limpiar para los que no querían o no podían hacerlo y vimos que en España no había prácticamente nadie que lo hiciera".

Una vez se le ocurrió la idea, Juan Pedro, diplomado en empresariales y parado en ese momento, se lanzó manos a la obra y en marzo veía la luz Eternalia, una empresa que ofrece servicios de limpieza, decoración y reparación de tumbas.

"Sin duda, los días más fuertes en esta profesión son el de todos los Santos, y el del padre y de la madre. También por San Antonio o San Juan, como hay muchos, nos piden muchos servicios", afirma Juan Pedro, que de momento es el único trabajador a tiempo completo de su empresa. "Voy contratando a más gente a tiempo parcial, como en estas fechas que me acompañan dos personas porque no damos abasto."

Medinas asegura que lo mejor de su trabajo es la flexibilidad y que "no requiere inmediatez". "La parte mala es que está relacionado con la muerte, los cementerios... pero el trabajo en sí, si nos olvidamos de eso, es un trabajo de limpieza bastante flexible porque yo puedo elegir cada día a qué cementerio voy."

En los meses que lleva funcionando su empresa, Juan Pedro ha visitado infinidad de necrópolis en Murcia y Alicante, las dos provincias en las que trabaja. "Yo me levanto, miro a qué cementerio me toca ir a limpiar y de paso voy a visitar a clientes, porque hay gente que te tiene que enseñar la tumba, voy a firmar contratos... Luego también está la parte de las redes sociales que me lleva mucho tiempo."

Eso sí, admite que desde que es un limpiatumbas, su relación con el camposanto ha cambiado: "De tanto pasear por allí empiezas a encontrarte cosas realmente sorprendentes. Hay muchas tumbas que tienen el escudo del equipo de fútbol del que era la persona pero el otro día vi una que llevaba el escudo del Madrid y del Barça juntos. Luego, hay otras que son espectaculares en cuanto al tamaño, de 30 o 40 metros cuadrados, casi un piso. Y aquí en Murcia, una cosa que me llama la atención, es que han empezado a poner a los panteones toldos como los de los bares".

Eternalia oferta desde un servicio básico consistente en una limpieza al año (22,90 € el nicho) hasta una limpieza mensual (55,90 € al año), pero también ofrece la posibilidad de poner flores, velas u otros adornos al muerto. "Lo que más nos piden son flores blancas, a veces también hacemos arreglos de alguna piedra que se haya estropeado, un jarrón... Pero por lo general piden cosas sobrias y bastante discretas".

Cuando a Juan Pedro se le pregunta cómo se presenta, lo tiene claro: "Yo soy un limpiatumbas. Tengo 36 años y estoy casado, pero me imagino que si tuviera 20 no sería lo mejor para ligar en una discoteca", comenta entre risas. "Mis amigos lo saben y no ven ningún problema. Lo ven algo raro pero también original. Es una forma, en esta situación de crisis en la que estamos, de montar tu propio negocio, sin que sea algo complicado".

Ahora en portada

Comentarios